Curiosidades

Olvidadizo

Olvidadizo

domingo 15 de abril de 2018 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com.pa

Pero como cada mujer cuida su cama segura, Caterina lo llamó al mediodía. ¿Ya saliste, gordo?

Aunque a muchos no les gusta reconocerlo, es sábado es el día dedicado al sexo, ese día no se salvan ni las que tienen marchante de planta, ese día no vale ni el dolor de cabeza ni el de oído ni menos el estrés semanal, ese día el cuerpo no pide, exige, y por eso se disparan las infidelidades y otras anomalías sociales que tienen su origen en ese momento. Tanto apura el organismo los sábados que hasta hay algunos que quieren sacarle el jugo al sábado y se las ingenian para ‘adentro y afuera, como Carlos, que acordó encontrarse con Caterina su mujer a las seis en punto, para ir al súper, pero también le prometió a la sensual Lucy que se verían donde siempre y a la hora de siempre, ‘para sacarnos el cansancio y el disgusto de la semana, reina', le había dicho él esa mañana, y del otro lado la mujer asintió con una carcajada, cuyo significado solo conocían Carlos y quienes habían tenido la dicha de perderse en sus brazos.

Pero como cada mujer cuida su cama segura, Caterina lo llamó al mediodía. ¿Ya saliste, gordo? ¿Te vas a quedar en el trabajo todo ese rato mientras me esperas? ¿Por qué no te vas a visitar a tu madrina, para que no te aburras mientras me esperas?

No te preocupes, princesa, yo me voy para el mall y por ahí me pongo a mirar hasta que llegue la hora de salir a buscarte, de repente y encuentro algo que comprarme, que dicho sea de paso, hace rato que no me compro ni un calzoncillo nuevo, le dijo Carlos a su mujer.

Quedaron ambos tranquilos y acudió Carlos al encuentro con Lucy, que llegó pronto y como siempre oliendo bien y enseñando mucho, pero esta vez, para sorpresa del amante, ella no trajo el pago del hotel. Carlos puso mala cara, pero ella le puso otra peor y advirtió que si no aflojaba el rostro ella se perdía enseguida. Y empezó a caminar, pero la urgencia de Carlos era tan intensa que se quitó el anillo de matrimonio y solucionó pronto en una casa de empeño. ‘Así me gusta, dispuesto de verdad al trote', le dijo Lucy y entraron. Esta si es carne dura y firme, decía Carlos complacido mientras le apretaba las carnes suculentas de la muchacha, que no parecía dispuesta a terminar pronto el jineteo. Cuando al fin pudo apaciguar a la ardiente mujer, ya Carlos estaba exhausto y, sin querer, quiso coger un cinco, pero el cansancio lo dominó y se fue hasta dos horas después, cuando ya las sombras de la noche barrían con las últimas luces del día.

Y salió como loco, vestido a la ligera, sin reparar en qué se ponía y que dejaba. Y manejó como un criminal por las calles más transitadas hasta que llegó jadeante a recoger a Caterina, que vuelta una diabla soltó mil preguntas en dos segundos: donde estabas, con quien que te pasó por que…

Con calma, una pregunta primero y otras después, con calma, decía Carlos, y la convenció de que había ido donde la madrina que lo puso a esperar cena y después el tranque, etc., etc.

Y compraron la comida de la quincena, tranquilos, como siempre, pero más tarde, ella notó la falta del anillo y soltó otra vez el arsenal de preguntas. Con calma, con calma… dijo Carlos y la tranquilizó cuando le aseguró que estaba en la oficina. Siempre me lo quito cuando voy al baño, para no mojarlo cuando me lavo las manos, el lunes lo traigo.

Fue Caterina la que ideó que se bañaran juntos. ‘Tenemos tiempo para todo, porque mañana no hay que madrugar', decía ella feliz y ansiosa de estar con su hombre, pero la ansiedad se le trocó en angustia cuando su marido se desnudó y ella notó que no llevaba calzoncillo puesto. Esta vez se quedó muda, no soltó la retahíla de preguntas, se fue directo a la gaveta y al tanque de la ropa sucia y contó. ‘Falta uno, el azul de rayitas, dónde lo dejaste, CARLOSSSSS…'

Para hacer trampa hay que ser listo
 

comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
    Sebastián Piñera: “El Canal ampliado es una obra maestra de la ingeniería”.
  • Fotos

Lotería

domingo 22 de julio de 2018

  • 9033 1er Premio
  • DADB Letras
  • 12 Serie
  • 12 Folio
  • 8375 2do Premio
  • 8150 3er Premio