Curiosidades

Ojo con la humedad

Ojo con la humedad

viernes 31 de agosto de 2018 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com.pa

Solo uno le contestó, el resto se volvió risa, y alegó que esas cosas por algo se llaman íntimas, porque solo son para saberlas

Ovidio quedó dudoso cuando leyó el perfil de uno de sus amigongos: ‘Ojo: Los gemidos engañan, pero la humedad ¡nunca!'. Pasó la mañana tratando de traer a la mente todos los detalles de sus últimos encuentros con su mujer adorada, la sensual, pocotona y ardiente Yassuri, quien podía escribir Panamá sin tilde y con minúscula, pero se enfrentaba hasta con el diablo si le escribían el nombre con una sola s. Fue verla y pensar de inmediato en llevársela para su casa, amarrarse en el acto, porque el llamado de su vientre le quitó la cordura. Tardaron en casarse lo que demoran los exámenes que exigen las leyes, pero la solidez de la luna de miel perdió fuerza desde el instante en que Ovidio tuvo una noción del significado real de los gemidos, y para despejar sus dudas corrió donde sus compañeros de trabajo a preguntarles si las mujeres de aquellos eran muy gritonas en la intimidad o lo hacían calladitas.

Solo uno le contestó, el resto se volvió risa, y alegó que esas cosas por algo se llaman íntimas, porque solo son para saberlas los dos protagonistas, que los detalles sobre o debajo de las sábanas mueren allí mismo; pero Florencio, el alma caritativa que nunca falta en las empresas, le dijo que en asuntos de relaciones sexuales, el cuerpo es el único delator de las verdades y de las falsedades, y que por mucho que ella grite de placer, todo se vuelve teatro si la temperatura del cuerpo no sube a niveles de fiebre. ‘Póngale atención a ese detallito, el cuerpo se les pone calientito cuando de verdad gozaron', anunció el experto, y Ovidio preguntó que pasa cuando el presupuesto permite dormir en habitaciones refrigeradas, y aquel le respondió: ‘Que no le metan cuento, aunque la habitación esté como en el polo, el cuerpo de ella se pone afiebrado por un ratito'.

Fue esa misma noche que Ovidio apagó el acondicionador de aire, y aunque Yassuri le rogó, por primera vez no fue complacida por su marido que estuvo atento antes, durante y después de la intimidad al calor corporal de su mujer, que en esa ocasión aumentó el volumen de sus gemidos, confundiéndolo más, pero al día siguiente lo consultó con el compañero, que le dijo que la técnica más sencilla para reconocer la autenticidad del gemido, era palpando allá abajo, y añadió a manera de sentencia: ‘Mi hijito, esté atento al movimiento de sus piernas, si le tiemblan cerca del momento que empieza a gritar, es porque usted es un triunfador, lo que viene bajando por ahí es el líquido ancestral, y de seguro que cuando usted ponga la mano en esa zona, habrá humedad, esta es la prueba de que el grito era de verdad, si no hay humedad, el gemido fue pura falsedad.

Hubo muchos gritos en los siguientes encuentros, pero la humedad brilló por su ausencia, y le tocó a Ovidio encarar a Yassuri, quien luego de una hora de llanto le confesó que ella jamás había sentido ni un poquito de placer, que formaba esa gritadera por dos razones: Para que él acabara rápido, porque para ella, el sexo era el peor momento del día, y la segunda razón: para que él no se sintiera mal porque no la complacía pero ni lo negro de la uña.

Fue un golpe duro para Ovidio, quien trató dos años de complacerla, pero como toda misión en ese sentido fue imposible, prefirieron separarse, y antes de los dos meses de divorciados, ya su ex tenía marido nuevo, dejándolo a él con la certeza de que no era su arte el malo, sencillamente, el mejor afrodisiaco es el amor, y como Yassuri no lo amaba, por eso pasó tantos años fingiendo un orgasmo que jamás experimentó en los brazos de su marido.

Pilas: El gemido real viene de la boca del estómago, el que sale de la garganta es puro drama.
 

comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
  • Fotos
    .

Lotería

domingo 23 de septiembre de 2018

  • 6254 1er Premio
  • BDAA Letras
  • 19 Serie
  • 3 Folio
  • 2492 2do Premio
  • 0782 3er Premio