Curiosidades

‘No me interesa'

‘No me interesa'

lunes 23 de septiembre de 2019 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com.pa

L e decían Teresa. Y no es que se pareciera a las santas carmelitas que llevaban ese nombre, ni a la madre de Calcuta. Más bien era lo contrario: ...

L e decían Teresa. Y no es que se pareciera a las santas carmelitas que llevaban ese nombre, ni a la madre de Calcuta. Más bien era lo contrario: a la antipática de Apolonia le decían Teresa porque cada vez que era solicitada por su madre o por alguna persona necesitada de algún favor respondía invariablemente: ‘no me in-teresa'. ‘Apolonia, ayúdame con la limpieza'. ‘No me interesa', contestaba, porque estaba mirando la TV. ‘Apolonia, ve a la tienda para que me compres unas lentejas'. ‘No me interesa', decía Apolonia, porque estaba leyendo una novelita rosa. ‘Pola, te llama tu tía Emilia, dice que si le puedes hacer un mandado'. ‘No me interesa', era la voz de respuesta de la susodicha, muy ocupada como estaba en divertirse con sus amigas. Apolonia vivía en su mundo. No estaba para nadie en apuros o necesitado de colaboración.

‘Apolonia, ¿me ayudas a cocinar?, preguntaba su abuela Emma. Pola apartaba el celular, no para ayudar, sino para decir con enfado: ‘No me interesa. ¿No ve que estoy en el teléfono? Y si no estuviera en el teléfono tampoco. Poco importaba que aquella comida también fuera para ella.

El egoísmo de Apolonia trascendía los límites de la familia. En el barrio, los pocos vecinos que se atrevieron a pedirle su ayuda tuvieron que aprender que Apolonia no estaba para nadie. Por supuesto, sí estaba para comer, para ir a una fiesta, al cine, ir de tiendas o salir a pasear.

Por lo que he contado ya se ve que Apolonia no era precisamente un regalo para cualquier pretendiente. Ella, que no iba a llevar una carga que pudiera llevar otro, no era un dechado de solidaridad, esa cualidad que tanto se necesita en el matrimonio. Pero hasta las Apolonias se enamoran…

Y Apolonia se enamoró. Y se casó. Porque hasta las Apolonias tienen suerte. El matrimonio tiene sus obligaciones. Y Apolonia buscó al principio apoyo en su familia, para equilibrar su tiempo en su nueva vida de casada.

‘¿Prima…tengo tanto que hacer? Puedes venir a casa hoy para que me ayudes a ordenarla?' ‘Qué va, prima Apolonia, tengo mucho con la mía'.

‘Hola, tía Emilia. Tengo invitados y problemas con una receta. ¿Puedes venir y ayudarme a prepararla? ‘Uy, qué va, sobrina, estoy muy ocupada'. ‘Primo Juan, estoy muy escasa de tiempo y debo llegar a una cita médica, ¿podrías pasar a recogerme? ‘Hay mucho tranque y no tengo gasolina. Lo siento hoy no puedo'. ‘Mamá, me invitaron a un shower y no tengo con quien dejar los niños, ¿podrías ocuparte?' ‘Qué va, mi'ja. Tengo que acompañar a tu padre a una diligencia'. Todo el mundo encontraba siempre razones para sacarle el cuerpo a Apolonia.

Pola tuvo que aprender a base de decepciones lo duro que resulta escuchar negativas de la gente. Y cayó en cuenta de que ella misma había dicho ‘no' muchas veces.

De chica, siempre había otro, más responsable, para resolver los problemas, pero ahora que había crecido y que la responsabilidad era suya, sintió el agobio de sentirse vulnerable y desasistida. ‘Vecina, me ayuda con la tarea de mi hija'. ‘Qué va Pola, estoy esperando a una hermana para cortarle el cabello'. ‘Vecino, ¿me puede comprar unos tomates en la tienda?' ‘No Pola, tengo que salir y no vuelvo hasta tarde'. Todo tenía que hacerlo la misma Pola.

Los niños iban creciendo, y con ellos, las esperanzas de Pola de encontrar apoyo al menos en sus descendientes. Un día dijo a su hija: ‘Eugenia, ¿me ayudas a limpiar el arroz?' Un frío eco del pasado llegó a sus oídos: ‘No me interesa, mamá. Ahora estoy viendo la tele'. Apolonia se sentó en una butaca de la cocina, y llevándose las manos a los ojos se puso a llorar.

El egoísmo de Apolonia trascendía los límites de la familia. En el barrio, los pocos vecinos que se atrevieron a pedirle su ayuda tuvieron que aprender que Apolonia no estaba para nadie.
 

comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
  • Fotos

Lotería

domingo 13 de octubre de 2019

  • 1725 1er Premio
  • DDBC Letras
  • 6 Serie
  • 3 Folio
  • 5472 2do Premio
  • 4486 3er Premio