Curiosidades

La negrita del tumbao

La negrita del tumbao

sábado 15 de enero de 2022 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com.pa

A sus 54 abriles y su piel negra, Mary es la sensación del grupo de la tercera edad de su barrido, San Antonio

A sus 54 abriles y su piel negra, Mary es la sensación del grupo de la tercera edad de su barrido, San Antonio, en el distrito más Populoso de la bolita del mundo.

Cuando la guial sale en la mañana, en su carrito que tiene gracias al salario que le pagan en una entidad del gobierno, los doñitos salen a las ventanas a contemplar aquella belleza.

Y ella, que siente esas miradas corriéndoles como el agua por el cuerpo, se tarda su tiempo sin importar que esos minutos que pasan se los pueden descontar en el trabajo, donde tiene su par de seguidores, pero no son tantos.

Mary sabe que cada día que pasa cuenta. Y ante el espejo ella no se trata de engañar. Luego de apuñalar un par de dólares se fue a una clínica de esas donde la gente de rellena la cara y quedó como de treinta.

Pero como en todos los barrios siempre hay chismes de todos los calibres, empezó a correr que Mary tenía un jubilado canalero de esos que no sabe lo que es pasar hambre y sed.

Mary también, a los pocos meses, vendió el chunchito que dejaba la calle lena de humo, y tiene un carrito de segunda, entero, y con todos los vidrios ahumados.

Los doños también notaron que la bella dama ahora siempre andaba apurada, ni tiempo perdía abriendo la puerta del carro con la llave porque ahora su nave abría desde lejos y con la alarma.

Ella iba y venía como cualquier dama de la barriada. Se marchaba en la mañana y volvía en la noche, pero siempre antes de las siete. Poco a poco el tiempo de regreso se fue estirado y lo que se dijo era que se había metido a estudiar una maestría y que salía tarde.

Parece mentira que tanta gente esté pendiente de la vida de esta vecina que no se mete con nadie y que el único pecado que carga encima es que pasó el medio centenar de años y se ve como una sirena de mar.

Y hablando de sirenas, fue por esos meses que empezó a volar un bochin que la dama se metía en las redes sociales y que eso dejaba buena plata.

Para cierto grupo de personas, distantes de la tecnología, cuesta trabajo imaginar que alguien regale algo a alguien a cambio de nada. Y como la mente y e ocio es malicioso, se pusieron a rastrear la cuenta de la dama en el salvaje mundo digital.

Todo esto ocurría en silencio. Mary seguía yendo a su empleo y a sus clases de maestría y los fines de semana se mandaba para alguna playa con unas compañeras de la oficina. Con los hijos grandes, tiene todo el derecho a gozar la vida. Y más después de semejante encierro que nos dieron a todos por el bicho malo.

Mientras muchos panameños se la veían a gatas para poner la paila, Mary seguía mostrando que su economía estaba en franco crecimiento. E mas de una ocasión que tocó el tema en la tienda del chino dijo que el ser humano siempre tiene que aspirar a lo grande y matar el conformismo.

Pero, como todo, o casi todo, se sabe, tarde o temprano, en ciudad o barrio, corrió como pólvora que la bonanza de la negrita del tumbao, como se hacía llamar en la plataforma, salía de una página donde se paga por ver cositas. Y como todo tiene su parte buena, los doños quedaron brincando en los dos pies. La vaina es que no tenían tarjeta y esas cosas que piden para pagar por los encargos de este tipo en esa página que suena como a abanico en el idioma de los gringos.

La maltrecha economía de Mary empezó a repuntar de una manera súbita que todo el barrio le puso el ojo, como si fuera cosa de ellos o ellos le dieran para comprar el pebre a la bella dama.
 

comments powered by Disqus
Publicidad

Multimedia

  • Videos
  • Fotos
Publicidad

Lotería

miércoles 01 de diciembre de 2021

  • 8060 1er Premio
  • CBCB Letras
  • 7 Serie
  • 7 Folio
  • 6731 2do Premio
  • 4420 3er Premio
Change privacy settings