Curiosidades

Nada de eso es tuyo

Nada de eso es tuyo

jueves 17 de mayo de 2018 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com.pa

Cogió camino para la casa, con la esperanza de poder llegar y desempacar antes de que volviera su mujer

Yamileth volvía loco a Jairo, porque era tan carnuda y armónica que el hombre dejó lo suyo y se fue para la casa de ella, pensando en que allá lo esperaba una felicidad interminable y que todo marcharía como cuando eran novios-amantes. Pero el destino le tenía una sorpresa de esas que tumban el alma del más valiente.

Salió de su hogar como los cobardes, le faltó andrógeno para decirle a su mujer y a sus hijos, cara a cara, que se iba, aprovechó cuando ella salió para el trabajo, recogió algo de ropa y se fue. Iba feliz, allá, donde Yamileth, lo esperaba un placer infinito. ‘Ella me revienta de gusto, nada nos hace más felices que cuando yo la inundo con mis aguas por todas partes, ella sí sabe hacerlo, y yo soy su hombre' eran algunas de las boconadas que Jairo pregonaba ante sus amigongos.

‘No, mi hijito, aquí el barco está completito, regrese para su casa que lo de nosotros lo arreglamos en un hotel o en el carro o aquí mismo, pero solo un rato, de eso a quedarse es otra cosa bien diferente', le dijo Yamileth cuando Jairo llegó con sus cositas.

Y cogió camino para la casa, con la esperanza de poder llegar y desempacar antes de que volviera su mujer, Alicia, quien, por esas casualidades que pone el destino, había vuelto antes de la hora, y enseguida le preguntó qué traía en esas bolsas: ‘Una ropita que me regalaron las compañeras, es para llevárselas a los niños pobres de El Chirriscazo', dijo Jairo y pasó directo para el cuarto a poner su propia ropa donde estaba esa mañana en la que él la empacó seguro de que iba rumbo a encontrarse con la felicidad.

Cayó en una depresión profunda, no podía entender ni asimilar el desaire de Yamileth, y extrañaba mirar y tocar las protuberancias que eran la carta fuerte de esa mujer. Mientras, Alicia, su esposa, lo observaba sin preguntarle el por qué de su melancolía, lo que, como les pasa a todos los quemones, le dolía en el alma a Jairo, porque era la evidencia de que ella ya no la quería.

‘Ninguna me quiera, Yamileth era puro cuento, me cuenteó como al más grande de los pendejos', pensaba y eso le provocaba las lágrimas, fue tras una crisis de llanto, y cuando ya le habían llamado varias veces la atención en el trabajo por estar ido todo el día, que decidió volver donde Yamileth a saber si ella tenía una actitud diferente de la del día del desprecio.

La halló en el minisúper cercano a su casa fajada con una vecina, a la que le gritaba ‘nada de eso es tuyo, no las tetas grandes, ni la cola ni nada, nada es tuyo, eres pura cirugía, yo sí soy de verdad, y Julián, al final se decidirá por mí, porque lo que yo tengo es mío, esto, esta y esto, no soy producto del bisturí ni de esas porquerías que te han inyectado a ti'.

Ni siquiera cuando lo vio en el grupo de los curiosos, Yamileth dejó el enfrasque con la supuesta rival que reaccionó y la puso debajo dándole cuanto golpe le venía en gana. Le tocó a Jairo quitársela, y la llevó a la casa de ella, donde Yamileth se puso histérica, según ella, porque iba ganando la riña cuando este llegó a salarla.

Fue el colmo para el alma lastimada de Jairo, que cambió la tristeza en ira y le pegó, lleno de celos. De nada valió que le pidiera mil veces perdón, porque Yamileth llamó a la Policía y lo acusó de haberse metido a su casa a robarle, aprovechando que ella le dio confianza. ‘Y, por favor, que por aquí no vuelva, que estoy harta de que me acose, aquí no lo necesitamos ni lo queremos ni como cocinero ni como lavapanti, que se pierda de mi vista para siempre', gritó la carnuda Yamileth en el Juzgado, dejando a Jairo preso y con el alma hecha pedazos.

==137==========

No hay cirugía para la dignidad ni liposucción que elimine la vergüenza.


comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
  • Fotos
    .

Lotería

miércoles 17 de octubre de 2018

  • 1379 1er Premio
  • CADB Letras
  • 21 Serie
  • 10 Folio
  • 9879 2do Premio
  • 5703 3er Premio