Curiosidades

La morenaza que dominó al dandi de Buenos Aires

La morenaza que dominó al dandi de Buenos Aires

sábado 30 de enero de 2021 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com.pa

Su madre tableña de nacimiento, de ojos verdes y cabello ondulado castaño y su padre chiricano

Esta es la historia de Héctor Manuel, un joven universitario de 23 años, oriundo de Buenos Aires, un pueblo localizado en las entrañas de la provincia de Veraguas, donde la pobreza ha recrudecido aún más en estos 10 meses de pandemia.

Su madre tableña de nacimiento, de ojos verdes y cabello ondulado castaño y su padre chiricano, alto y muy atractivo. Ambos decidieron establecerse en las tierras de Buenos Aires, buscando el aire puro y tierra fértil donde sembrar. Uno de los propósitos era cultivar productos agrícolas para mercadear en la ciudad.

A los dos años de residir en el lugar nació Héctor y para nadie fue sorpresa la hermosura del bebé: ojos verdes, cabellos ondulado castaño y nariz respingada, era el vivo retrato de su madre.

A medida que iba creciendo, Héctor se veía más apuesto, por lo que no había chica que en la secundaria se resistiera a su belleza y a su labia, dos factores a su favor cuando se proponía conquistar a alguien. No era un estudiante aventajado, pero sabía cómo aprovechar sus atributos físicos.

La producción agrícola iba viento en popa, sus padres compraron dos pickup, para la distribución de los productos: ají, cebolla, tomate, ñame, yuca, espinaca, chayote... que enviaban cada temporada de cosecha de Buenos Aires a la ciudad capital.

Eran tiempos de bonanza, lo que permitió que los padres de Héctor contarán con el recurso económico para pagarles sus estudios de periodismo en la capital. El sueño del muchacho era convertirse en presentador de televisión.

Ya inscrito en la universidad y asistiendo a las primeras clases, sin duda se convirtió en la atracción masculina de las féminas de toda la facultad. El chico atraía como el imán y él era consciente de eso. Además, se vendía como un joven adinerado de Veraguas y le crían porque usaba atuendos de marca y perfumes de los más caros en el mercado mundial.

Héctor no era de esos hombres que sostuviera por mucho tiempo un noviazgo. Era un dandi que no soportaba un no por respuesta.

Durante el verano del 2017, cuando la mayoría de los universitarios adelantan materia, repiten asignaturas reprobadas o se anotan en curso de afianzamiento, el salón de clases al que asistía Héctor recibió a una nueva alumna Anastasia Reyes, una joven de 20 años, de piel negra, ojos chocolates muy claros y un cuerpo despampanante como el de Jennifer López. Anastasia hacía honor a la canción de la guarachera cubana Celia Cruz y su éxito ‘La negra tiene tumbao', tiene tumbao y no camina de lao (IBIS).

En los prototipos de mujeres predilectas de Héctor no figuraban las negras, pero Anastasia lo hechizó desde que la vio entrar a clases en el verano de 2017. A diferencia de las otras chicas de la facultad, la joven estudiante residente en Patio Pinel, Santa Ana, no le prestaba la mínima atención al chico cautivador de Buenos Aires, acostumbrado a ser el centro de la atención.

Por primera vez Héctor se sentía menospreciado. La negra del tumba'o, lo dejo fuera de base; sin embargo, decidió montarle la cacería. Regalos caros, invitación a restaurantes a la carta, les compraba sus libros y le pagaba la matrícula de los cuatrimestres. Lo que nunca le ofreció a sus innumerables conquistas, lo disfrutaba Anastasia, que no aceptó ser su novia, pero aceptaba todas sus invitaciones y regalos,

¿Por qué no aceptaba la pedida de noviazgo de Héctor, qué ocultaba? En Patio Pinel todos conocían la relación de Anastasia con Rolando, un joven obrero de la construcción, que por su pobreza no terminó la secundaria. La amaba y cada semana parte de su quincena paraba en manos de Anastasia. La chica estaba navegando en aguas turbulentas, que presagiaban un final nefasto.

La morenaza tenía que decidir entre un amor de infancia, de barrio o el amor de un hombre bello, con facilidades económicas y con un futuro profesional, En diciembre de 2018, Anastasia se casó con Rolando y celebraron en grande en el barrio que los vio nacer, con familiares y amigos. Cuando la noticia llegó a oídos de Héctor, nadie pensó que tomaría una mala decisión: al día siguiente fue encontrado sin vida en una de las habitaciones de su apartamento en El Cangrejo, con una nota que decía:" Porque todos hemos tenido alguna vez ese dolor cuando no somos amados como quisiéramos".

A Héctor no le gustaban las mujeres de pieles oscuras, pero la negra del tumba'o lo hechizó. Se enamoró tanto que al enterarse que se casó con otro, se quitó la vida.
 

comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
  • Fotos

Lotería

viernes 19 de febrero de 2021

  • 8056 1er Premio
  • DDBB Letras
  • 14 Serie
  • 4 Folio
  • 7356 2do Premio
  • 5163 3er Premio
Change privacy settings