Curiosidades

La misma moneda

La misma moneda

viernes 29 de diciembre de 2017 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com.pa

Cuando iba llegando a la casa ajena detuvo el carro para hacer la clásica: Mami, ya vamos a entrar a la reunión

Dicen los abuelos que en los últimos días del año tendemos a pensar en nuestros pecados inconscientemente. Danilo amaneció muy preocupado, había soñado que dos viejas juntaban leña para quemar vivo a un hombre infiel; desde donde estaba podía oír y hasta sentir el calor y el crujir de las llamas. Dios del cielo, pobrecito, gritó él y en ese momento el panorama cambió drásticamente, pues vio que traían amarrado y desnudo a un hombre idéntico a él. Un diablillo pelirrojo chilló y dijo en una lengua desconocida: Ya está listo, tiren a ese infiel. Fue su propio grito de horror el que lo despertó. Y ya no tuvo paz, por si acaso, decidió cancelar ese día la cita con Zobeida, la amante. Mantuvo su decisión hasta casi la hora de salida, cuando aquella lo llamó para decirle que su marido regresaría tarde. ‘Llegue acá, mi amor, es rico hacerlo con la adrenalina del susto, venga, que le tengo un punto que lo volverá loco'. El comentario le alborotó las hormonas y olvidó el sueño.

Cuando iba llegando a la casa ajena detuvo el carro para hacer la clásica: Mami, ya vamos a entrar a la reunión y por eso voy a apagar el celular, tú sabes cómo es esto, no me esperes despierta, apenas termino voy para la casa, a golpe de madrugada, oíste, mi amor. Cerró y no pudo evitar, por primera vez en diez años de queme semanal, sentir compasión por Yari. ‘Tan sufrida, no me alcanzará la vida para pedirle perdón, creo que ese era el significado del sueño, era a Yari a la que iban a quemar', pensó y estuvo a punto de regresarse, pero pudo más la mala pasión y se le llenaron los ojos de las curvas ‘malignas' de Zobeida, a quien le clavó desesperadamente sus dientes de conejo en los senos abundantes.

Ay, mi madre, gritaba ella, pero él siguió con sus dentelladas hasta que ella lo empujó con violencia gritando: Mi marido acaba de llegar, qué le pasaría a ese desgraciado. El dato lo aterrorizó y salió en estampida por la parte de atrás, no supo cómo logró salir vivo de ese infierno que se hubiera desatado si el otro lo hubiera encontrado metiéndole diente a su mujer.

‘Ese era el significado del sueño', dijo cuando por fin metió el auto al estacionamiento de la casa. Entró en puntillas para no ‘despertar' a su mujer, a quien encontró jugando en la bañera con otro, que, al igual que él, también metía sus dientes en la exuberante pechonalidad.

Ambos se dieron cuenta de que alguien los miraba cuando oyeron el grito de dolor. Yari volteó enseguida y vio a su marido desplomarse con las manos en el pecho. Corrió con él para un centro médico.

‘Está delicadito, pero sobrevivirá, al parecer, fue una impresión contundente que hizo que su corazón se bamboleara un poquito', le dijo el doctor a Yari, quien quiso gritarle: Flojo del carajo, diez años recibiendo yo esa impresión dos veces por semana y, jamás, ni me he desmayado ni se me ha subido la presión.

Arriesgados ‘Llega acá, mi amor, es rico hacerlo con la adrenalina del susto'Compadecido ‘Tan sufrida, no me alcanzará la vida para pedirle perdón'
 

comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
    Mario Martinelli tratará de visitar a su hermano, en el HST.
  • Fotos

Lotería

miércoles 13 de junio de 2018

  • 9895 1er Premio
  • DBBC Letras
  • 1 Serie
  • 7 Folio
  • 6289 2do Premio
  • 7281 3er Premio