Curiosidades

Martín, el vecino que nadie quiere tener

Martín, el vecino que nadie quiere tener

domingo 7 de marzo de 2021 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com.pa

Pero entre el club de los bochinchosos estaba Martín, un señor de unos 50 primaveras, quien era muy criticón

"Pueblo chico infierno grande", quien es interiorano conoce muy bien de este refrán y más si quedó en boca de sus vecinos en varias ocasiones.

Juliana no se metía con nadie, siempre saludaba con respeto a toda la gente del pueblo. Era una mujer de casa, pero sus buenos modales no impedían que sus vecinas le dieran lengua pareja cada vez que daba la espalda.

Qué pantalón tan corto, esa de mosquita muerta no tiene nada, capaz se va a topar con el amante, más ridícula que es, eran los comentarios que soltaban las chismosas como dardos envenenados después de saludar a Juliana con una sonrisa hipócrita dibujada en su cara.

Pero entre el club de los bochinchosos estaba Martín, un señor de unos 50 primaveras, quien era muy criticón, peor que una mujer. No solo era chismoso sino también odioso, ya que se quejaba por todo, hasta por una gallina ajena se metía en su patio.

Martín era el vecino que nadie quería tener cerca, pues no podía ver a ninguna mujer hablando con un hombre, porque empezaba con su lengua venenosa a inventar un montón de chismes. Y estos se dispersaban como pólvora en todo el pueblo .

Ese es el novio de fulanita o lo peor, el amante, en el caso de que la mujer fuera casada. A más de una vecina la metió en tremendo lío por su lengua de tranco y también en más de una se ganó sus insultos por tremendo bocón. Esto le pasó a Juliana quien de regreso a su casa una tarde, luego de hacer unos mandatos, se topó en un callejón con un viejo amigo que vivía en otro pueblo. El joven, quien era de tez morena, al despedirse de ella, le dio un tierno beso en la mejilla y justo en ese momento pasaba Martín en su bicicleta y vio la escena.

Juliana saludó a Martín, pues ella no estaba haciendo nada indecente. Sin embargo, Marín tenía entre ceja y ceja divulgar el chisme recién salidito del horno.

No había pasado ni 10 minutos cuando ya el rumor estaba en boca de toda la gente del vecindario. ¡Qué barbaridad más grande! comentaban todos. ‘Mira, de santa no tiene nada la tal Julianita esa', murmuraban las vecinas entre risas.

El chisme siguió hasta que llegó a oído del quita frío de Juliana, un hombre llamado Andrés. Martín, a manera de consejo malintencionado, le dijo: ‘vecino, tenga cuidado, cuide a su mujer. A lo que Andrés le respondió:' cuida tú a tu esposa, que de la mía me encargo yo'.

Lo que no sabía don Martín, el lengua larga, es que así cómo él se burlaba y le encantaba hablar mal de los demás, él también era el hazmerreír del pueblo, pues todos sabían que su esposa andaba con un tal Pedro, con otro llamado Juan y con cualquier otro hombre que se le cruzara en el camino para saciar sus apetitos carnales y él ni sospechaba que ya le habían puestos los cuernos y lo llamaban ‘venado'.

A más de una vecina la metió en tremendo lío por su lengua de tranco y también en más de una se ganó sus insultos por tremendo bocón.
 

comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
  • Fotos

Lotería

domingo 18 de abril de 2021

  • 3918 1er Premio
  • CCAA Letras
  • 3 Serie
  • 10 Folio
  • 9331 2do Premio
  • 3318 3er Premio
Change privacy settings