Curiosidades

Mal de familia

Mal de familia

lunes 8 de enero de 2018 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com.pa

El festejo ya estaba en agonía cuando se le ocurrió a Gisela comentar en voz alta el caso de Eugenio

Los parientes estaban alegres, pura felicidad irradiaban sus rostros en ese festejo de Día de Reyes que habían organizado para celebr ar y reunirse por un motivo alegre, y no caer en el mal de algunas familias que solo se reúnen toditos cuando fallece uno de los miembros, es, entonces, cuando hasta el más ocupado saca tiempo para ir a ver el cadáver del pariente y ‘despedirlo'. A veces, en la mayoría de los casos, tenían a ñales de haberlo visto en vida.

El festejo ya estaba en agonía cuando se le ocurrió a Gisela comentar en voz alta el caso de Eugenio, el primo que dos meses antes había sido vilmente abandonado por su mujer, que no le dio ni siquiera una duda antes de la trágica tarde en la que él regresó de su trabajo y halló la casa vacía, ni la lavadora ni la estufa ni un vaso para tomar agua ni los recipientes para guardar el vital líquido le dejó la infiel. No pudo ni siquiera sentir el consuelo de echarse en la cama conyugal a llorar la pena, porque hasta ese mueble tan íntimo la esposa cargó para su nuevo nido.

El impacto fue de esos que ponen en riesgo la vida, quedó sin aire y en sus oídos retumbaba el eco de su voz llamando a sus hijos y a su esposa. Dijo después que solo recordaba haber abierto angustiosamente los brazos en busca de oxígeno, pero nada más. Los vecinos, que estaban pendientes porque ellos sí sabían que la bella tenía otro y la habían visto sacar todo e irse, empezaron a curiosear por las ventanas y lo vieron sentado en el piso con las manos en el pecho; ni una silla le dejó aquella para sentarse a llorar el agravio. Cuando les avisaron a los familiares, estos vinieron y al estilo de los cacos tumbaron la puerta, pero el herido se incorporó lentamente, se secó una lágrima gruesa y les dijo: ‘NO ha sido nada. Consíganme una estufa y una olla siquiera para hacerme un café'. La reacción familiar fue contundente, antes de dos horas, Eugenio tenía su casa amueblada de nuevo, con cosas de paquete y de segunda, pero el nuevo amanecer lo halló soltero y a la hora de costumbre rumbo a su trabajo.

Al caso de Eugenio le precedía el de Fanor, el primo, al que también lo abandonó su esposa por un policía de fronteras. Dos dejados en la familia era el saldo conyugal de los 28 parientes amarrados. ‘Dos de 28 no es mucho', dijo Gisela de repente y como nadie le entendió, ella, cuya lengua se activaba y disparaba con el licor, explicó: ‘Que de los 28 primos solo a dos les han puesto cachos, yo espero que a ninguno de los otros los quemen porque estaríamos hablando ya de un mal de familia, cuando supe que a Fanor lo habían quemado, dije uno es ninguno, y cuando esa dejó a Eugenio y le peló la casa, yo dije dos es uno, pero que no haya un tercero porque eso sería como mandar a hacer un estudio de si es que ustedes no sabe n trabajar la parte de la intimidad'.

Eugenio sintió que se le juntaban todos los dolores, las amarg uras y las noches de desvelo que había sufrido pensando en si había sido el desempeño íntimo el motivo por el que su mujer lo dejó de esa manera tan cruel y sin darle ningún preaviso, y se le nubló el entendimiento, levantándose violento y sin medir consecuencias le gritó a su prima mientras la jamaqueaba: ‘Qué mal de familia de la ve…, la putería tuya y de tus hijas y nietas sí es una tara de las mujeres de esta familia, andan por ahí con el queso en la frente'. De diferentes puntos salieron manos y voces en contra de Eugenio, quien se defendió como el machazo que era, pero los otros lo superaban en número y tuvo que retirarse para que la parentela no le causara un daño mayor y le fregara las manos.

Lengüilarga: Pobres mis primos, los Machazo: Ya la enterré, la vida sigue.
 

comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
    Por jóvenes de escasos recursos creará fundación.
  • Fotos
    Delany Precilla.

Lotería

miércoles 18 de abril de 2018

  • 5471 1er Premio
  • DCAB Letras
  • 14 Serie
  • 9 Folio
  • 1282 2do Premio
  • 2921 3er Premio