Curiosidades

Maestro en carnaval

Maestro en carnaval

lunes 5 de febrero de 2018 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com.pa

Para sorpresa de Adelina, esta vez Abelardo no se intimidó ni rogó ni le propuso que le tuviera paciencia

Adelina tenía sus planes para los Carnavales, pero todo dependía de la cartera de su marido Abelardo, a quien llevaba años sometido a sus caprichos. Cuando se trataba de plata no había manera de convencerla que no fuera con el efectivo, pero esta vez la salud de Abelardo no lo acompañaba y cuando ella le dijo que necesita chimbilín para irse para El Chirriscazo a gozar la fiesta de Momo, él le contestó: ‘No tengo plata, mi reina linda, no tengo nada de dinero'. No lo dejó terminar, le abrió una bocaza: ‘El marido es para darle plata a la mujer, y si no tiene para darle, está ella en su derecho de buscarse otro que sí resuelva'.

Para sorpresa de Adelina, esta vez Abelardo no se intimidó ni rogó ni le propuso que le tuviera paciencia y consideración, solo dijo: ‘Bueno, si me toca preparar la cabeza para los cachos, eso será, ya estoy acostumbrado al sufrimiento, solo humillaciones he conocido desde que nací'.

Fue la única ocasión en la que Adelina lo dejó hablar sin interrumpirlo, sorprendida vio el peligro inminente de que su proveedor, como lo llamaba ella, daba indicios de que se rebelaría en un plazo no muy lejano.

Decidió, entonces, negociar con él la manera de agenciarse los reales para que ella fuera a menear el trasero en la mojadera del interior. Le propuso que vendiera la medalla de oro viejo de la difunta madre de él, pero Abelardo pegó un rotundo no que la convenció de inmediato de que por ese lado no lograría nada. ‘Te hago chorizos y los vendes en tu trabajo, eso es pan caliente', le aseguraba ella, pero aquel afirmó que la última vez, el jefe lo llamó a capítulo urgiéndolo a no volver a vender nada en la empresa o lo mandaría de vacaciones eternas.

‘Ya estoy resignado, llevas dieciocho años asustándome con dejarme o quemarme si no te doy la plata que me pides, así que dale que ya estoy curtido, no tengo plata', se defendió Abelardo cuando Adelina pretendía comenzar su retahíla de amenazas, por lo que bajó la guardia y simuló recordar que el marido había sido bailarín de conjuntos típicos y lo convenció de que les dictara unas clases de baile a las candidatas a reina del Carnaval del Mango.

Abelardo se negó con el mismo argumento que usó ella, cuando se casaron, para sacarlo de los grupos folclóricos: ‘No, ni como bailarín ni como instructor de baile, no quiero que la gente esté con el morbo de que esa vaina es para maricones, o ya no te acuerdas que por eso me sacaste del conjunto'. La noche, con su oscuridad que invita al pecado, le trajo a Adelina la oportunidad de convencerlo de que dictara las clases de baile para las futuras reinas, ya que era esa la única actividad que produciría pronto la platita necesaria para gozar ella el Carnaval en el interior. Fue una negociación muy íntima y de la que solo sabían los dos, pero al día siguiente subieron el anuncio a las redes y esa misma tarde ya había veinte bellezas inscritas.

Dos semana de clases bastó para pulir a las pelaíllas, algunas con cara y cuerpo de adolescentes, pero veinteañeras, todas con la vanidad disparada y luchando a brazo partido para llevarse la diadema. En la última clase, que era cuando las estudiantes desembolsarían el pago que Adelina esperaba ansiosa, pasó la desgracia: cerca de la medianoche llegó Adelina al local de las clases en busca de su marido que aún no regresaba a la casa.

Había pocos merodeando por ese lugar, pero ninguno le dio noticias de Abelardo, así que regresó a su hogar, donde descubrió que por ningún lado estaba la ropa de su marido, quien le envió un chat fugaz comunicándole que se había ido bien lejos con una de las estudiantes.

‘Ahora sí encontré a la mujer que me hará feliz', decía el wasap enviado por Abelardo, por lo que Adelina quedó convencida de que hasta los amores más puros y profundos se van debilitando con el maltrato diario.

Ley: Si no te da plata no sirve, que espere los cachos.
 

comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
    Autoridades policiales confirman la veracidad de un hecho ocurrido en Avenida B.
  • Fotos
    Meghan y su madre junto a Harry y el resto de la familia real.

Lotería

miércoles 23 de mayo de 2018

  • 8590 1er Premio
  • CBAA Letras
  • 16 Serie
  • 1 Folio
  • 4943 2do Premio
  • 6729 3er Premio