Curiosidades

La lujuria lo traicionó

La lujuria lo traicionó

viernes 13 de marzo de 2020 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com.pa

En Parque Lefevre, hay unos edificios donde en los últimos días se han mudado tres damas: tremendas pollas que ya desde el primer día dejaron como...

En Parque Lefevre, hay unos edificios donde en los últimos días se han mudado tres damas: tremendas pollas que ya desde el primer día dejaron como una momia estática a los hombres que residen allí con sus parejas.

Un camión de mudanzas, fue el encargado de llevar todos las pertenencias de estas beldades que no pasaban de 25 años, con pechos y glúteos voluptuosos, que dan la impresión a simple vista, que han pasado por el quirófano y con cierto acento sudamericano.

Desde ese momento, el comentario de las mujeres, era que, ya vienen esas prostitutas a vivir aquí, de seguro son de la vida alegre y llenarán el apartamento de hombres, dando mal ejemplo a las familias serias que hicimos la inversión en la propiedad.

Pasaban los días y la situación era normal, entraban y salían del apartamento a cualquier hora del día, eso, sí, vestidas con ropa de marcas ceñidas al cuerpo, mostrando todo lo que la madre naturaleza les había dado; por la fragancia de sus perfumes, la podían seguir hasta Pueblo Nuevo, sin exagerar, y era la envidia de más de cuatro de las mujeres que allí vivían. En la tarde, cuando acostumbraban salir, algunos hombres del edificio, a propósito, se ponían a conversar en la entrada, de tal manera que para observarlas hasta que se perdían, cuando abordaban el bus, porque siempre andaban juntas.

Entre los hombres, se daban apuestas, de quién era el más macho que se atrevería a levantarse a uno de las guialcitas, que parecían extraterrestres por sus bellezas. Decían entre sí, para estar con una de ellas deben, tomarse por lo menos dos pastillitas azules y un litro de mero macho. El comentario obligado de las vecinas, era que por qué en las tardes, se reunían sus maridos en la entrada y llegaron a la conclusión, que era para ver las damas, lo que incomodó a varias de ellas.

Julián, fue el primero que se tiró a la candela, se la ingenió, le escribió en un papel su número de celular y se lo mandó con un vecinito a María, que era la que se vestía de manera más sexy y provocativa. Conversaron por celular y se citaron para ir a cenar; pero, la chica, aceptó la invitación y le dijo que en un restaurante de Costa del Este.

El día de la cena, la joven pide de entrada un cóctel de langostinos; una botella de vino ‘Chateau Petrus' y langosta de plato fuerte. Al pagar, el golpe fue tan fuerte, que tuvo que usar el dinero del súper de la familia. Pasan los días y la dispensa se fue agotando, la esposa le dice que no había merienda del hijo para la escuela; él le contesta que esperara al día siguiente, que le habían robado la quincena y que estaba consiguiendo un dinero con el indú. Por medio de otro vecino, la esposa se entera de lo sucedido y le pega con el sartén en la cabeza y le dice que le pasa por lujurioso.

Julián, fue el primero que se tiró a la candela, se la ingenió, le escribió en un papel su número de celular y se lo mandó con un vecinito a María, que era la que se vestía de manera más sexy y provocativa.
 

comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
    Los ‘tomasitos' están de vuelta luego de 30 añosLos ‘tomasitos' están de vuelta luego de 30 años
  • Fotos

Lotería

domingo 15 de marzo de 2020

  • 2431 1er Premio
  • DBBA Letras
  • 15 Serie
  • 2 Folio
  • 8005 2do Premio
  • 7137 3er Premio