Curiosidades

Los consuegros

Los consuegros

viernes 21 de abril de 2017 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com.pa

El sereno no te caerá bien, recuerda que estuviste resfriada

Apenas llegó mi suegra vi el que ojo lujurioso de mi padre le pasó revisión, pero no me preocupé porque él siempre se enamoraba aunque nunca se iba; mi pobre madre pasó la fiesta embelesada cuidando que nadie le tocara ni un pelo a mi primogénito, a quien ese día le celebrábamos su cumpleaños número uno, acontecimiento para el que mi suegra vino desde Francia, donde residía antes del desastre. Mi mujer andaba presumiendo a la madre y no vio más allá de lo que su mente vanidosa le permitió. Casi a las nueve terminó la celebración, y a mi esposa se le ocurrió ir a una discoteca a seguir festejando. Fue ella misma la que ideó que fuéramos todos los adultos familiares del cumpleañero, su propuesta fue aplaudida por los involucrados, pero nos percatamos de que alguien debía quedarse para cuidar a mi hijo. El índice de mi madre fue la respuesta inmediata, y mi padre estuvo muy de acuerdo, es más, la animó a quedarse porque, según dijo: ‘El sereno no te caerá bien, recuerda que estuviste resfriada'; mi vieja asintió con la cabeza, pese a que el resfriado del que habló mi papá había sido antes de la última Navidad.

En la discoteca, mi papá y mi suegra no pararon de bailar. Nunca había visto a mi progenitor tan feliz, pero no imaginé nada de lo que se avecinaba. Cuando regresamos a la casa, él se fue con nosotros y allá estuvo hasta el amanecer, siempre en compañía de mi suegra. Al mediodía le pedí que se fuera para su casa, porque mi mamá estaba preocupada. Se fue a regañadientes, y en los días siguientes noté que mi suegra salía mucho sin decir adónde ni con quién, además de que había cambiado la fecha de vuelta para su casa. Cuando supe que en mi casa paterna había una situación tensa porque mi padre casi no paraba pie allí, y cuando estaba maltrataba verbalmente a mi madre, se me prendió el foquito y se lo comenté a mi mujer, quien reaccionó de la manera jamás esperada por mí, con una frialdad me gritó: ‘Si ellos se enamoraron, están en su derecho, son un hombre y una mujer, y en caso de que decidan cada uno terminar su otra relación sería problema del francés y de tu mamá, ni tuyo ni mío es ese paquete, y no se te ocurra decir un insulto en contra de mi madre'.

Reaccioné con tristeza, primero, me puse a llorar como un niño, pero luego me llené de violencia y la sacudí varias veces, acusando a su madre de quitamarido, de zorra, de fácil, y a ella de indolente, ingrata y malagradecida con mi madre que había sido siempre otra mamá para ella. Me respondió con bofetadas y una impensable retahíla de insultos en los que tachaba a mi mamá de vieja y anticuada, hasta la manera de vestirse le criticó con una falta de caridad que yo no pude admitir. Me cegué y le metí dos soplamocos, y eso provocó que interviniera su mamá, a quien también soné por meterse con el marido de mi amada madre.

Al día siguiente me comunicó mi mujer que ella se iba con su madre para el otro país, y que le firmara la salida de mi hijo. ‘Sobre mi cadáver', le grité, y me fui para mi casa paterna a reclamarle a mi papá. Allá encontré a mi madre con la mirada perdida, inundada por una tristeza insufrible: Mi padre acababa de decirle que se iba con mi suegra para Francia, que el amor por aquella no le cabía en el pecho y no recuerdo qué más. Han pasado varios años de ese desastre conyugal, y aún no encuentro los porqués. La pena enfermó a mi madre, y un cáncer se la llevó poco después. Mi papá y mi exsuegra viven en Marsella, el francés se pegó un tiro cuando lo supo, y mi exesposa anda en trámite de boda con un parisino, mi hijo solo habla francés.

Grosero: Tu suegra está demasiado buena. Jodida: Eso es problema de tu mamá, ni tuyo ni mío.
 

comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
  • Fotos

Lotería

miércoles 20 de septiembre de 2017

  • 7634 1er Premio
  • BAAB Letras
  • 14 Serie
  • 4 Folio
  • 8739 2do Premio
  • 8290 3er Premio