Curiosidades

Lecciones de cama

Lecciones de cama

viernes 3 de agosto de 2018 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com.pa

‘Aprieten, aprieten y retengan todo lo que quieran que salga, ahora relajen el suelo pélvico, relájenlo

‘Que ninguna se levante para ir al baño, aguanten, que esa es la condición ideal para practicar los primeros ejercicios', pregonaba Nely apenas empezaba la faena laboral; quienes estaban en sintonía comprendían el mensaje, no así Claribel, que era prima del marido de Alexa, una de las primeras en inscribirse en las clases que ofertó Nely, la que siempre andaba con las finanzas en rojo y decidió agenciarse unos realitos extras en las horas de trabajo. De diez a diez y media, justo en el tiempo que la empresa les daba para merendar, se iban la maestra de cama y las alumnas ardorosas a una de las oficinas en desuso, donde colocaban un escritorio y allí se trepaba Nely a mostrarles a las compañeras los ejercicios Kegel para que pudieran pararse bonito en la intimidad con sus maridos y también sentir el máximo placer.

‘Aprieten, aprieten y retengan todo lo que quieran que salga, ahora relajen el suelo pélvico, relájenlo, repitan, uno, dos, de nuevo, allá tú, Alexa, aprieta, aguanta, cuenta hasta diez y relaja, dale que tú más que nadie necesitas practicar', gritaba Nely, lo que oyó Claribel, que quedó inquieta por saber más sobre las clases, y empezó las averiguaciones hasta que hubo una que creyó que la otra estaba interesada y le contó detalladamente en qué consistían las lecciones y cuáles eran los objetivos. Y como toda persona ingrata, Claribel olvidó por completo que ella estaba al borde de la desesperación cuando Alexa se animó a hablar con los jefes y con ese empujoncito pudo ella entrar en la lista de los que reciben chenchén cada 15 y cada 30.

Bien lo dice la sabiduría popular: •Gracia que pedí, vela que encendí, gracia que logré, vela que apagué', así actuó Claribel, a quien nunca le había caído bien Alexa, y corrió y se lo contó a la mujer de otro primo, con la finalidad de que esta se lo contara a su marido y este, inocentemente, se lo dijera a Abilio, el marido de Alexa, quien quedó extrañado cuando supo que su mujer estaba recibiendo clases para mejorar las relaciones íntimas, porque el sexo en la casa era algo casi que desconocido, era una batalla cada vez que él lograba que ella aceptara hacerlo, y cuando le daba el sí, Alexa era una piedra, nada la entusiasmaba, quería que él terminara enseguida y ni el sexo oral la animaba, ‘ay, dale, pues, qué se va a hacer', le contestaba cuando él le preguntaba si deseaba que él le diera esa caricia tan profunda.

De la sorpresa pasó a la ilusión, quizás Alexa estaba preparándole una sorpresa o andaba preocupada por su desgano y por eso había buscado ayuda, pensó cuando pudo digerir la noticia, pero esa misma noche se le fue al carajo la emoción. La sorprendió desnudo y listo cuando ella salió del baño, y lo que recibió fue un empujón acompañado de palabras de rechazo: ‘Estás enfermo, solo tienes en la mente esa porquería, tú no piensas en otra cosa, no estás cansado, no necesitas dormir, me estás cabreando'.

Oírla y perder la cordura fueron casi simultáneas, Abilio no halló otra forma de canalizar la ira que golpeando el rostro de su mujer, quien desde pequeña dio muestra de gran capacidad para formar alborotos, y armó una gritería descomunal que despertó a los vecinos que salieron extrañados a ver qué ocurría. En grupo llegaron al hogar ajeno y en igual forma fueron alejándose apenas Abilio les contó que él mismo había llamado a la Policía, y que el motivo de la golpiza fue infidelidad conyugal.

‘No me importa que me metan preso, pero le di la tunda que se merecía por quemona', les dijo Abilio a los vecinos, quienes se retiraron convencidos de que Alexa se ganó la golpiza y de que lo de la infidelidad era cierto. Un mes duró Abilio guardado, perdió el empleo y gastó los ahorritos para pagarle al abogado, pero antes de salir llegó a sus manos la evidencia de que Alexa sí tenía otro y de que era para estar candela con aquel que tomaba las clases de cama.

==74==========

La menta, el placer aumenta.


comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
    Camacho no puede revelar su salario como vocero de Martinelli.
  • Fotos

Lotería

miércoles 12 de diciembre de 2018

  • 6152 1er Premio
  • DCCA Letras
  • 16 Serie
  • 8 Folio
  • 1812 2do Premio
  • 7402 3er Premio