Curiosidades

Las ardillas

Las ardillas

lunes 30 de septiembre de 2019 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com.pa

Si se celebraba alguna fiesta, Rosalba no sabía de filas, pasaba con sus hijos delante de otros para servirse.

Rosalba solo tenía ojos para sus críos. Para los juegos de sus niños, para los deseos de sus niños, para sus caprichos. Cuando los llevaba al parque si ellos se antojaban de los juguetes de otros niños, ella les ordenaba a los niños ajenos: ‘Dénselos', y estos, intimidados por la orden de la señora, entregaban sus juguetes. Así pensaba Rosalba: los demás tenían que complacer a sus hijos.

Cuando los chicos deseaban correr en patines por los pasillos del edificio temprano en la mañanita o tarde en la noche, ella se los permitía, sin importar que los vecinos estuvieran entregados al sueño reparador. En Navidades, jugaban con los juguetes propios y ajenos, y si rompían los ajenos, lo que ocurría con regularidad, su madre prometía reponerlos; promesa que no pensaba cumplir, y no lo hacía.

Si se celebraba alguna fiesta, Rosalba no sabía de filas, pasaba con sus hijos delante de otros para servirse, porque ellos ‘tenían' que comer primero. Siempre tenían que ser los primeros: criaba monstruos de egoísmo. Con ser los primeros, con arrasar con todo, y por ser inquietos y bullangueros pronto los apodaron ‘las ardillas'.

‘Boanerge, ¿qué te pasa que te veo con cara adormilada hoy? Es que los hijos mayorcitos de Rosalba estuvieron rapeando toda la noche a pleno pulmón junto a mi puerta. Les gusta esa esquina. Así que no pude dormir'. ¿Y tú no les dijiste nada? ‘Qué les voy a decir. Me oirían, y en cuanto cerrara mi puerta seguirían rapeando'. ‘Qué desgracia'. ‘Sí. Tendremos que acostumbrarnos'.

‘Rosalba, no estás criando unos hijos, sino una banda', le advirtió un señor del barrio. Ella se reía. En aquella familia los hijos crecían bajo la ley del pirata. Ellos eran los piratas. Pero igual que en tiempos de corsarios y bucaneros, cuando la gente corría a esconder lo que tuviera al grito de ‘pirata a la vista', ahora, si se decía ‘vienen las ardillas', los niños guardaban sus cosas, la gente se iba de la fiesta para no convivir con chiquillos malcriados.

Un día señalado por el destino, ‘las ardillas' junto con su madre tomaron un colectivo para regresar a casa. Como era su costumbre, los niños corrieron de allá para acá importunando a los pasajeros, gritando peleando… Los pasajeros, mortificados, no decían nada. En una parada, sin embargo, se subió otra familia. ‘Bueno, señora, calme a sus hijos', dijo la madre del clan, una gorda maciza con cara de pocos amigos. ‘Ey, pelao, que te calmes', tronó la señora a uno de los hijos de Rosalba, que se quedó quietecito. A Rosalba eso la incendió. ‘Oye tú, ¿quién te crees para regañar a mis hijos? A ellos los regaño yo'. ‘Ah, conque tú eres la responsable', respondió la mujer acercándose peligrosamente a Rosalba. ‘Sí. Solo yo les doy órdenes'. ‘Ahh, ¿y a qué horas los educas?' ‘Eso a ti qué te importa. Ellos pueden hacer en este bus lo que se les pegue la gana. Entendis…'. No pudo terminar la frase. Dos soplamocos volaron sobre el rostro de Rosalba. Se quedó sequita y asombrada. Mientras tanto, le soltaron tres bofetones más.

Los hijos de Rosalba no estaban acostumbrados a que nadie les inculcase modales, y menos a tortazos, como tampoco a ver a su madre grogui y al borde del nocaut. Quisieron intervenir, pero los chicos del clan que habían subido al bus con la gorda los dominaron repartiendo uno que otro cascarazo.

Apaciguada la cosa y sometidas las ardillas, uno de los otros chicos gritó: ‘chofer parada, que esta chusma se va a bajar'. El chofer paró complacido. Rosalba y su prole se vieron obligados a bajar bajo amenazas de más puños, y terminaron a pie el trayecto hacia su barrio, entre lágrimas y lamentos, pues no tenían dinero para otro bus.

Los hijos de Rosalba no estaban acostumbrados a que nadie les inculcase modales, y menos a tortazos, como tampoco a ver a su madre grogui y al borde del nocaut.
 

comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
  • Fotos

Lotería

domingo 13 de octubre de 2019

  • 1725 1er Premio
  • DDBC Letras
  • 6 Serie
  • 3 Folio
  • 5472 2do Premio
  • 4486 3er Premio