Curiosidades

La engañada

La engañada

miércoles 4 de abril de 2018 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com.pa

La respuesta de la mujercita fue inmediata, escribió un chat plagado de todos los males ortográficos

Cuando vi que al wasap de mi marido llegó una foto femenina encuerada, pelé el ojo y esperé pacientemente a que él se metiera al baño. Respiré profundamente, y me le fui encima al aparatito que, para suerte mía, no tenía clave de acceso. Vi el origen de la foto y pude leer el mensaje ‘ola mira lo q t espera'. Solo eso, un mensaje corto y lleno de errores ortográficos pero me llamó la atención que el remitente estaba registrado como ‘Luis mecánico'; le reenvié el mensaje bien escrito para que aprendiera a respetar el idioma: ‘Hola, mira lo que te espera'.

La respuesta de la mujercita fue inmediata, escribió un chat plagado de todos los males ortográficos. Dijo llamarse Karina, chateamos un ratito, por supuesto que yo en el papel de mi esposo, quien esa noche se dio un baño más largo de lo normal, indicativo para mí de que estaba con la intención de darme una buena ración de manduco. Le escribí a la tal Karina que quería verla pronto y quedamos de vernos al día siguiente. Con la mediocridad lingüística que la caracteriza, me escribió que si quería más fotos, otras más picantes. Yo le escribí que sí y ella dijo que me mandaría varias. ‘Peluíta o calvita', me escribió. Tuve que contestarle a millón que ambas formas, porque ya mi marido estaba saliendo del baño. Cuando entré a la recámara lo vi buscando algo, pero me adelanté y le dije con una voz de inocencia ‘aproveché tus minutos gratis' y puse el celular en su lugar. Aunque quedé rendida del tejemeneje en la cama, tuve que esperar a que mi marido se durmiera para levantarme a revisar si habían llegado los chats de Karina. Había diez fotos, me las reenvié y las borré del otro aparato.

Al día siguiente, fui a la cita, ella llegó en un automóvil más nuevo que el mío. Le pregunté a rajatabla ‘¿Estás esperando a mi marido, no'? La mujercita se volteó y me dijo ‘quién chu… eres tú'. Yo le solté otra palabrota y añadí: ‘Yo soy la esposa de Leo'. No me dejó ni terminar y me gritó: ‘Él te mandó a ti'. Tampoco yo la dejé hablar mucho, le reclamé lo de las fotos, y aquella me desafió repitiéndome ‘no te lo voy a dejar así nada más, tú no me conoces, NO TE LO VOY A DEJAR'. Me chocó la osadía de ella y le pegué en la cara, ella me devolvió el golpe, pero me impuse yo que no por gusto tenía una premedia en peleas a mano limpia. Le di, y tuve que soltarla porque el dueño del restaurante salió e hizo varios disparos al aire. Me fui y la tal Karina, aunque golpeada, me gritó: ‘TE VAS A ARREPENTIR'.

Pasé una semana investigando dónde vivía, tuve que soltarle un par a un funcionario para que me dijera dónde vivía; al principio, el hombre se mostró reacio, pero le mostré varios verdes y se le ablandó la dureza de cara. Me dio la dirección y allá llegué. Pregunté por el señor Eladio, quien resultó ser el mismo que me abrió la puerta. Un viejito con la cabeza de nieve y desdentado. Temí que le diera un patatús al saber que su hija andaba enviando fotos de su cuca, pregunté por Karina, el anciano alzó la voz llamándola y en ese momento todo se detuvo, los últimos 20 años de mi vida matrimonial se convirtieron en una mentira, y sentí que todo me daba vueltas; la voz de mi esposo se oyó desde lejos diciendo ‘mi mujer no está' mientras salía en ropa de casa.

En ese momento comprendí por qué mi esposo me decía que en el campo donde trabajaba no había teléfono y por qué a pesar de tantas supuestas irregularidades no dejaba ese supuesto trabajo en el que ya llevaba más de 15 años.

El que busca donde no debe, descubre lo que no quiere.
 

comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
  • Fotos

Lotería

domingo 16 de diciembre de 2018

  • 55222 1er Premio
  • DBAA Letras
  • 1 Serie
  • 9 Folio
  • 50555 2do Premio
  • 24009 3er Premio