Curiosidades

‘Full'

‘Full'

sábado 10 de febrero de 2018 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com.pa

El calvario de Roberto empezó noventa minutos antes de que lo vieran empujando y golpeando para avanzar

A codazos, empujones y gritos, el gordo se abría paso entre la multitud que buscaba transporte para perderse hacia el interior del país, rumbo a desahogar el cuerpo del estrés del trabajo y de los tranques, los amores desafortunados y otros sucesos que agobian al panameño. Era Roberto, que intentaba bajar del bus, si era preciso, a su mujer Estefany, quien se iba a carnavalear, pese a que él le había dicho claramente que no lo hiciera.

El calvario de Roberto empezó noventa minutos antes de que lo vieran empujando y golpeando para avanzar. Estaba empezando su faena cuando recibió una llamada de número desconocido: ‘Pele el ojo, vecino, su mujer acaba de cerrar el portón, llevaba una maleta y se subió a un taxi'.

No pudo ni darle las gracias al informante, dejó a medio palo la atención al cliente y salió como alma que lleva el diablo, maldiciendo los carros que había en la calle, la gente, los semáforos y a todo lo que, según él, le impediría llegar antes de que arrancara el bus y se llevara a su mujercita.

‘Tantos lisos que andan en esos culecos, Dios la libre de que alguno se sobrepase con ella', pensaba en el trayecto a la terminal, adonde llegó invadido por sentimientos contradictorios: rabia contra sí mismo por no haber tenido carácter suficiente para imponer su autoridad de hombre de la casa, miedo de que su mujer se hallara otro en los culecos y tristeza porque esa acción era una evidencia más de que ella no lo amaba ni lo respetaba. Dominado por la mezcla confusa de emociones caminaba insultando y atropellando, indiferente a la protesta de los afectados, pero no pudo dominar su ira y se paró a discutir con un señor que le dijo a bocajarro: ‘Métanle una zancadilla a ese mantecoso, seguro que la mujer se le va escapada, déjenlo que se joda, el Carnaval es para que las mujeres salgan a lucirnos lo que Dios les dejó'.

Nada más oírlo lo hizo sentirse más iracundo y se le enfrentó al bocón, pero este le paró la mano en el aire y casi lo deja inútil, lo que no ocurrió porque enseguida vino un policía y los separó, y Roberto siguió avanzando hacia el área donde suponía estaba su mujer en espera para abordar el bus. Le dijeron de todo en su avance a la chuta, muchos se le cuadraron, pensando que él quería colarse, pero lo dejaron pasar cuando Roberto les suplicó: ‘Déjenme pasar que un infeliz quiere llevarse a mi mujer'.

Llegó y notó que casi salía un bus, y se le abalanzó desesperado gritando ‘Estefany, por favor'. Se salvó de morir aplastado porque el conductor era hombre de mucha experiencia y pudo esquivar las 300 libras ayudado por unas manos hábiles que le vieron la intención a Roberto y lo halaron poniéndolo a milímetros de la línea fatal. Solo un susto, del que se repuso al percatarse de que no era esa la supuesta ruta de su mujer, y se perdió de nuevo entre los viajeros, con los ojos bien abiertos para leer bien los nombres de las rutas.

‘Apártate, que ahí viene el loco', le dijo un papá a la niña que miraba a Roberto correr y mirar a quienes estaban en fila diciéndoles ‘permiso, no me voy a colar'. Fue en ese momento que alcanzó a ver a Estefany entre los pasajeros del bus en turno. De un salto se puso frente a la puerta, pero el ayudante se la cerró en la nariz y le gritó ‘Ya estamos full'. Con manos suplicantes gritó algo que el ayudante no entendió, y le respondió ‘Full, full'. El bus se alejó raudo y no le dio tiempo a suplicar más. En un suspiro se le había ido la mujer a carnavalear, pese a que él le había advertido que desobedecerlo era firmar el divorcio.

No tuvo ánimo para volver al trabajo, prefirió internarse en un bar dispuesto a bajar licor hasta que su mente dejara de atormentarlo por la realidad de que para su mujer él era cualquier cosa, un simple proveedor de techo, ropa, comida y plata.

‘Métanle una zancadilla a ese mantecoso, seguro que la mujer se le va escapada, déjenlo que se jodas.
 

comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
    Buscaron agua, música y diversión en la Cinta
  • Fotos
    Celebración en el popular Barrio Chino.

Lotería

domingo 18 de febrero de 2018

  • 4011 1er Premio
  • BDCD Letras
  • 12 Serie
  • 24 Folio
  • 3804 2do Premio
  • 4986 3er Premio