Curiosidades

Esto no te lo perdono

Esto no te lo perdono

sábado 8 de junio de 2019 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com.pa

Esa era la razón más contundente por la que no lo sacaba del hogar que solo ella mantenía, aquel cogió vacaciones cuando se casaron y no volvió al trabajo

Erasmo era un marido malo, cuando no estaba ebrio, se ponía el delantal, metía la ropa en la lavadora, vigilaba el momento de echarle suavitel, la tendía sin errar aquella que no debía recibir mucho sol; mantenía la casa impecable, jamás, en los diez años de unión conyugal, Aminta había visto una cucaracha o un ratón, gracias a las manos de su marido que a la hora de limpiar era un maestro.

Esa era la razón más contundente por la que no lo sacaba del hogar que solo ella mantenía, aquel cogió vacaciones cuando se casaron y no volvió al trabajo ni buscó otro, siempre con la excusa de que se enredaba al insertar la tarjeta del metro e igual le ocurría con los metrobuses, y ella lo fue dejando porque para esa época la pasión estaba en su máximo punto, y siempre su filosofía apuntaba a que la vida es muy corta y hay que gozarla al máximo.

Se fue quedando la situación así, unos tres meses de pura felicidad, pero luego, Erasmo sacó su lado malo, y cada fin de semana se internaba en los bares del pueblo, lo que hizo hasta que Aminta dejó de darle su salve cada quincena. Fue una estrategia que duró poco, el bellaco avisó que por la módica suma de dos dólares él iba al Seguro a meter recetas y las esperaba, o a sacar citas para laboratorio o a comprar el gas, todo en su bicicleta; cada semana se agenciaba unos buenos reales con los que podía pagar las rondas, exigencia del club de los pinteadores.

Así pasó el 2018, con los fondos de los mandaítos, pero el nuevo año lo agarró con las defensas por el piso: le cayó un resfriado que lo tumbó tres semanas, tiempo en el que no pudo ‘trabajar', así que cuando se recuperó, estaba limpio, y no pudo ablandar a su mujer, con la que quiso pactar algo que a ella le gustaba que le hicieran y que a él no le gustaba hacer, pero esta se negó rotundamente. ‘Me das diez y te hago eso', suplicó Erasmo, y Aminta gritó ‘ni gratis quiero que me hagas eso, tan lleno de catarro y moco que debes estar todavía'.

Estaba él con el ánimo triste cuando la oyó decir que quería alojar a unos peregrinos, y se opuso rotundamente para luego tratar con ella el sí acepto a cambio de los panchos para ir al club, pero cuando Aminta supo que serían unas peregrinas las que aún estaban pendientes de ubicar, se llenó de celos locos y avisó por teléfono que no podía aceptar a nadie, pero que mandaría una contribución en efectivo a la parroquia. ‘Yo la llevo, voy rapidito en mi bicicleta a llevar tu donación', se ofreció Erasmo, y el no del tamaño del mundo brotó de la garganta de Aminta, quien empezó a arreglarse para ir ella misma a dejar el donativo.

Pero Aminta, que sabía que en el pueblo la llamaban ‘la mujer del borracho chulo', tenía por norma salir lo más arreglada posible, bien vestida, bien maquillada y bien peinada, para que la gente viera que el borracho chulo tenía una mujer que se veía bien, no como las de los maridos trabajadores y que no se toman ni una malta, pero que andan ellas como una chancleta. Y se tomó su tiempo arreglándose, ya casi terminaba cuando se percató de que Erasmo había salido. Supo, sin verificar, que este se había llevado la donación, y salió como estaba, despepitada, rumbo a la cantina del pueblo, adonde llegó con dos policías justo cuando Erasmo iba a pagar el pedido de licor, y le arrebató la plata con una violencia que ni el mismo marido podía creer, y le gritó: ‘Esta plata es sagrada, esto no te lo perdono, no vuelvas a la casa que ahí ya no vives'.

Le tocó a Erasmo retirarse, porque los del club de pinteadores son bien jodidos, el que no aporta no bebe, y lo peor: nadie le dio hospedaje: ‘Mi casa está llena de peregrinos JMJ', le dijeron todos.

‘Yo la llevo, voy rapidito en mi bicicleta a llevar tu donación', se ofreció Erasmo, y el no del tamaño del mundo brotó de la garganta de Aminta, quien empezó a arreglarse para ir ella misma a dejar el donativo.
 

comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
    El cáncer persigue a los sobrevivientes del 9-11.
  • Fotos

Lotería

miércoles 04 de septiembre de 2019

  • 3147 1er Premio
  • ADBD Letras
  • 5 Serie
  • 12 Folio
  • 0011 2do Premio
  • 6325 3er Premio