Curiosidades

Eso no es trabajo mío

Eso no es trabajo mío

domingo 30 de septiembre de 2018 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com.pa

Llevaba seis meses dejado con Leslie, tiempo en el que hubo momentos en los que se felicitó por la decisión

Hasta al más tímido le gusta que le digan que él es el mejor y lo máximo en la cama, por eso, Javier se sentía mucho macho cada vez que recordaba que Leslie le decía: ‘Tú eres el único que me llega hasta allá'. Eso le gustaba y lo ponía a millón, pero tuvo que dejarla porque la situación se puso tensa en su hogar y, con dolor en el alma y un vacío innombrable en el vientre, prefirió quedarse quieto y no poner en riesgo la sagrada institución familiar. Ahora, nada parecía amenazar la frágil estabilidad de su hogar, tanto que su mujer, Susana, había bajado la guardia y ya no lo celaba tanto.

Llevaba seis meses dejado con Leslie, tiempo en el que hubo momentos en los que se felicitó por la decisión, porque la tranquilidad y la cartera gordita lo acompañaban siempre, pero en otros días le entraban unas ganas insufribles de volver a perderse en los brazos de Leslie, y entonces, sacudía la cabeza con fuerza y en diferentes direcciones, y se decía ‘mente fresca, barriga cuerda, la familia es primero, Javier'. Y en esa lucha pasaba sus días de fidelidad.

Pero la gordura de la cartera empezó a tambalear por culpa del mal tiempo que inundó las oficinas, y el jefe mandó a todo el personal para la casa; allá iba Javier, directo para el hogar, pero oyó a varias compañeras anunciando que se darían una vuelta por los almacenes. Una comentó que le urgía comprar ropa interior de color azul eléctrico, y agregó sensualmente: ‘Ese color prende a mi marido, y quiero pasar todas las noches debajo de mi hombre'.

Oír eso le trajo muchos recuerdos a Javier, una vibración subió violenta por la entrepierna y se alojó dolorosa en el escroto; enseguida supo que ese malestar solo se le quitaba en brazos de Leslie, su examante. Cambió el rumbo de inmediato. Marcó el número de la ardorosa mujer, pero no recibió respuesta. Lo intentó varias veces, todas en vano. Decidió arriesgarse hasta la casa de ella, suponía que lo recibiría con los brazos abiertos, deseosa de estar con él para revivir las sensaciones que solo él le provocaba.

Apenas bajó del bus, la vio, ella estaba en la tienda y cuando él se le acercó no dio muestras de alegría. ‘¿Y eso?', le dijo Leslie como único saludo. ‘Vine a…', contestó Javier y se quedó corto con la expresión verbal que ella completó ‘viniste a cogerme, pues mira que ya no quiero hacerlo contigo, qué creíste, que me dejabas así por así para no tener problemas con tu mujer y ahora que allá no te quitan todas las ganas vienes a que yo termine el trabajo que es responsabilidad de allá, mira que no, Javierito, mira que no me da la gana de dártelo'.

Javier creyó que eran juegos de Leslie, pero cuando la vio que iba a soltar los gansos para que se fuera, decidió irse, no sin antes advertirle que jamás volvería a buscarla. ‘Igual yo, prefiero que se me llene de gusanos si eres tú el único hombre que queda sobre la tierra, cobarde que le tienes miedo a tu mujer', le dijo ella serena. Y con el malestar del escroto agravado, emprendió Javier el camino de regreso. Una quebrada que ya nadie recordaba se desbordó e impidió que entraran los buses por varias horas, por lo que tuvo que esperar hasta el atardecer para salir del barrio de Leslie, pero iba tranquilo porque llegaría a su casa a la hora de costumbre. Llegó dos minutos antes. Lo recibió Susana con cara de pocos amigos. Nervioso, Javier gritó: ‘Vengo del trabajo, mi amor, deje esa carita fea que usted es la única reina de mi corazón'.

Susana se le abalanzó furiosa y le dijo: ‘Qué trabajo de adónde, si les dieron libre todo el día, yo llamé y fui allá, dónde estabas, seguro que con la zorra esa, nunca has dejado a esa infeliz, lárgate con ella, ahí está tu ropa y ahí está la hp puerta que quiera el diablo que nunca más vuelvas a cruzar, hipócrita de los peores'.

Deberes: Esa vaina le toca a ella, que es la esposa.
 

comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
    Las más leídas de la semana
  • Fotos

Lotería

miércoles 12 de diciembre de 2018

  • 6152 1er Premio
  • DCCA Letras
  • 16 Serie
  • 8 Folio
  • 1812 2do Premio
  • 7402 3er Premio