Curiosidades

Tú eres mi macho

Tú eres mi macho

viernes 13 de abril de 2018 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com.pa

Cuando escuchaba a las amigas quejarse de la dura y diaria tarea de bregar con las golosas que querían tumbarles los maridos

Eileen dormía tranquilita y con ambos ojos cerrados, porque, a diferencia de sus compañeras, la infidelidad no era su dolor de cabeza. A diario, a aquellas se les oía comentar que andaban ojo al Cristo porque sospechaban que el marido tenía otra; algunas aseguraban, con ojos húmedos, que estaban casi seguras de que el fulano había vuelto con aquella a la que le habían correteado tras una ardua investigación y varios asaltos con lengua y puños.

Cuando escuchaba a las amigas quejarse de la dura y diaria tarea de bregar con las golosas que querían tumbarles los maridos, Eileen comentaba suspirando: ‘Ay, mi Emir no es muy bonito que digamos ni gana un billetón ni es cariñoso conmigo, pero me atrevería a apostar mi trasero a que él no me engaña con ninguna, y eso que hace tiempo una sobrina de la vecina le echó el ojo, y él ni caso le hizo'.

Tras las miradas de envidia, la ‘no quemada' seguía: ‘Ninguna señal, ninguna sospecha, nada, él deja su celular encima de la mesita de noche y cuando se mete al baño jamás se lo lleva, yo no se lo reviso precisamente por eso, porque por ese lado vivo tranquila'.

Esta misma versión la repitió una mañana en la que otra compañera llegó con cara de desvelo y humor de deprimida, explicándoles a todas que había descubierto la infidelidad del esposo gracias a incursionar en las redes. Eileen se conmovió del drama de la compañera y se arrepintió de alardear de su felicidad conyugal, por lo que regañó a aquella: ‘No busques lo que no se te ha perdido, mala costumbre esa de ustedes de andar revisando esas redes, déjense de eso, eso no paga, al contrario, hace daño, mira cómo estás, y nada resuelves, porque igual sigues con tu marido, a ver, qué ganaste con saber que tiene otra, llanto y llanto nada más'.

Por odiosas coincidencias, ese mismo día la suerte dejó de sonreírle; la mujer que salió feliz del trabajo fue ingresada horas después al hospital; su mal empezó por querer darle una sorpresa a Emir, quien regresaba al hogar primero que ella. Entró calladita a la recámara, caminando en puntillas, con un vaso grande de jugo de guaba en la mano, dispuesta a sorprender al marido con su bebida predilecta.

En menos de un segundo, el brillo de alegría se trocó en espanto cuando lo oyó decir: ‘Tú eres mi macho, el hombre de mi vida'.

Las nueve cortas palabras de esa revelación la paralizaron y no pudo avanzar más, quedó petrificada a un lado de la puerta de la recámara conyugal. Lo que oyó después fue demasiado evidente: ‘Yo te tengo metido en los… desde que te vi en la televisión, eres un papi, una ‘cochita dica', me gustas y no descansaré hasta que me aceptes, y si quieres que nos casemos, me divorcio y listo, todo tuyo, mi amor del alma'.

Cuando se recuperó, entró arrebatada y enfrentó a Emir, exigiéndole rabiosa una explicación a la conversación escuchada. ‘Cálmate que debemos hablar, es mejor que hablemos, tú tienes derecho a saberlo', le dijo el marido, pero Eileen no podía creerlo, la verdad era demasiado pesada y grande, sentía que no le cabía en la mente y que de un momento a otro le estallaría la cabeza por semejante barbaridad. ‘Emir, dime la verdad, no me digas que tú eres…, me muero si eso es realidad', le gritaba sin dejar de sacudir las 187 libras del marido que hasta esa mañana ella había puesto como ejemplo de fidelidad.

El hombre cogió aire y ‘confesó' el sí que Eileen no soportó. Hubo que correr a buscarle ayuda médica, porque, como lo dijo ella tras recuperarse, ‘nada hay más triste que descubrir, tras catorce años de matrimonio, que tu esposo es maricón'.

Regresó al trabajo un mes después, y reunió a sus compañeras para decirles que sí hubo señales de la homosexualidad de Emir, solo que ella las confundió con fidelidad.

‘Él solo me calentaba una vez al mes, y porque yo lo buscaba', agregó llorosa y aún asombrada.

Levítico: ‘No te echarás con varón como con mujer: es abominación'.
 

comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
    Por jóvenes de escasos recursos creará fundación.
  • Fotos
    Delany Precilla.

Lotería

miércoles 18 de abril de 2018

  • 5471 1er Premio
  • DCAB Letras
  • 14 Serie
  • 9 Folio
  • 1282 2do Premio
  • 2921 3er Premio