Curiosidades

El error de ser un ‘yes man'

El error de ser un ‘yes man'

viernes 7 de febrero de 2020 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com.pa

Con mucho sacrificio la pareja conformada por José y Margoth vivían en una barriada de clase media.

Con mucho sacrificio la pareja conformada por José y Margoth vivían en una barriada de clase media; no tenían tantos lujos, pero sí lo elemental para vivir de una manera confortable, ellos y su único hijo que estaba en el último año de educación media en un colegio particular.

Eran dos personas interioranas, de la región de Azuero que habían salido hace muchos años de sus comunidades a buscar un futuro en la ciudad, como muchos lo han logrado. Habían estudiado juntos en un colegio público de sus lugares de orígenes; ya había esa llamita de amor encendida y que se fue incrementando cuando ambos salen de sus hogares a Panamá.

Ambos procedían de hogares de escasos recursos económicos pero con buenas costumbres y sentido de honestidad y responsabilidad, propio de las personas que nacen y viven en el interior.

Margoth, quería estudiar una carrera que tuviese oportunidad de empleo al finalizar la carrera, ingresó a la facultad de Enfermería y cursó la licenciatura en Enfermería que culminó con mucho tesón. José, quería algo similar, luego de ver las ofertas de las 18 facultades de la Universidad de Panamá, se decide a estudiar Tecnología Médica, que son los responsables de hacer los exámenes de laboratorios en los hospitales y clínicas.

Ambos al terminar sus respectivas carreras consiguieron nombramientos en el Ministerio de Salud y trabajaban en el Hospital Santo Tomás. Formalizaron su relación amorosa y aplican para una vivienda en una barriada de clase media, que con el salario de ambos fueron aprobados su préstamo con el banco. Continuaban trabajando y Margoth quedó embarazada; realizaba sus controles prenatales en una clínica privada y con sus ahorros, se va a dar a luz en hospital privado, donde nace el Jr, José.

Trajeron a una joven de su pueblo natal para se encargara de cuidar al niño; el vástago fue creciendo, lo matricularon en una escuela particular bilingüe desde maternal hasta que culminó el duodécimo grado.

En todo ese período de escuela, el niño ahora adolescente, permanecí más con la empleada que con sus padres, porque ambos debieron conseguir un empleo adicional y hacer turnos extras para poder cumplir con los gastos del hogar, que se acrecentaba cada año.

El hijo resultó ser un buen estudiante, por lo menos era aplicado, no se graduó en el cuadro de honor, pero pasó sin problema. Ambos padres en una ocasión en el hogar conversaban que porqué no le hacían un regalo a su hijo en día de la graduación, que se lo merecía; se pusieron de acuerdo y le compraron un auto de esos pequeños, que lo podía transportar cuando fuese a la universidad de manera segura.

Después de la graduación, el adolescente le dice a sus padres que para practicar en el auto, lo dejasen ir con unos amigos al mall, la respuesta fue afirmativa y cuando retornaban, debido a la impericia en el volante, tienen un accidente y es llevado de urgencia, al hospital donde laboran sus padres; su condición es de cuidado, por lo que sus padres se arrepienten de haberle regalado el auto.

Ambos al terminar sus respectivas carreras consiguieron nombramientos en el Ministerio de Salud y trabajaban en el Hospital Santo Tomás. Formalizaron su relación amorosa
 

comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
    Los ‘tomasitos' están de vuelta luego de 30 añosLos ‘tomasitos' están de vuelta luego de 30 años
  • Fotos

Lotería

miércoles 12 de febrero de 2020

  • 9118 1er Premio
  • DAAB Letras
  • 18 Serie
  • 14 Folio
  • 7100 2do Premio
  • 0634 3er Premio