Curiosidades

Don Matusalén

Don Matusalén

lunes 7 de mayo de 2018 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com.pa

A las chiquillas con las que salía, les ponía en la mano un billete grande, y esas pelaítas eran las únicas que resistían mi coito largo y de nunca acabar

Cuando escuchaba a mis compañeros referirse a los de más edad como ‘gente acabada', les decía: ‘Tengo más años que Matusalén y sigo activo'.

No me daba la gana de explicarles que mis proezas sexuales eran fuera del hogar, porque allá me negaban ese derecho desde mucho antes de entrar a la vejez, amparada en la excusa de que el sexo es solo para jóvenes.

Ni pensar tampoco en contarles que yo, para levantar al bicho, necesitaba mujeres jóvenes; por lo que tenía que invertir bastante para seguir activo, no ha nacido todavía la pelá que quiera dárselo gratis a un viejo, o a un precio económico.

A las chiquillas con las que salía, les ponía en la mano un billete grande, y esas pelaítas eran las únicas que resistían mi coito largo y de nunca acabar, característica sexual de los hombres de mi edad, que podemos perfectamente gozar el acto sin llegar a lo que llaman el punto máximo. En esos días previos a la quincena, cuando las urgencias económicas azotan a muchos, sobre todo a la población femenina, se me acercó una compañera de trabajo para decirme que una vecina suya necesitaba con urgencia una platita. Enseguida le dije: ‘Yo no soy prestamista', pero aquella me contestó: Mi vecina es arrestada, a nada le tiene miedo, si hay que ir por uno, ella va por dos'.

Me falló la mente para entender ese juego de palabras, pero antes del fin de la jornada se me acercó nuevamente y sin pelos en la lengua me preguntó cuánto pagaba yo por tirarme a una jovencita. Le contesté que realmente nunca había tratado ese aspecto de mi vida con maneras comerciales. Tragué grueso y fingí mucho orgullo para decirle: ‘Nunca hago esos tratos y menos como lo propones tú'. Traté de caminar lo más erguido posible, lo que ya era una odisea, y me fui pisando fuerte para que mi compañera viera que yo todavía era un hombre 100% activo.

Pronto me enviaron fotos de una pelirroja joven y con un cuerpo exuberante, y se alborotó más mi vientre ya revuelto, aunque recordé que la tecnología hace milagros, y que una cosa es verla en fotos y otra, en el extremo opuesto, es verla en vivo y a todo color.

Me hice el loco, y la compañera llevó a la pelá al trabajo, donde comprobé que las fotos no eran tan reales, pero la pelirroja me pareció atractiva, y la invité a salir esa misma tarde, con la idea de que surgiera la chispa.

‘¿Cuánto?', me preguntó en el camino. Y no sé si fue eso lo que influyó en los hechos que siguieron a ese momento, porque ya en el hotel descubrí que no lograba levantar al dormido. ‘Voy a ayudarte', me dijo la joven, y posó más de diez veces, luego me acarició con un asco y rudeza evidentes, por lo que le dije que dejara eso, que mejor bailara a ver si lograba yo cambiar el destino del durmiente. Veinte minutos de baile no lo despertaron, así que quise poner una nota tierna, y le busqué la boca para besarla.

Enseguida me humilló empujándome y gritándome: ‘No intentes besarme, ubícate, yo no me dejo besar de ningún viejo'.

Herido en mi orgullo me vestí dispuesto a salir, pero ella me dijo en son de burla ‘qué va, don Matusalén, ya tú no estás para esto, busca tu mecedora'.

No digerí la ironía, saqué mi mano de viejo y le soné la cara; se me abalanzó y me pegó varias veces, pero la empujé y cayó sobre la cama, lo que aproveché para salir sin darle ni un real.

La pelirroja y mi compañera de trabajo amenazaron con difundir mi ‘inutilidad' en la empresa, pero yo me las rifé, y les dije: ‘Díganlo y acuso a tu vecina de que me robó plata y el reloj'.

Dejé a la compañera con la duda de si la pelá me había sacado plata o no. Y no ha dicho nada en la empresa, donde yo no he vuelto a repetir mi pregón: ‘Más viejo que Matusalén y sigo activo'.

Ilusión: Aún subo y bajo tranquilito.
 

comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
    Autoridades policiales confirman la veracidad de un hecho ocurrido en Avenida B.
  • Fotos
    Meghan y su madre junto a Harry y el resto de la familia real.

Lotería

miércoles 23 de mayo de 2018

  • 8590 1er Premio
  • CBAA Letras
  • 16 Serie
  • 1 Folio
  • 4943 2do Premio
  • 6729 3er Premio