Curiosidades

Desilusión

Desilusión

lunes 7 de enero de 2019 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com.pa

Lo repetía a menudo sin percatarse de que Osvaldo la escuchaba, atento a todos los detallitos de la vida sentimental de ella,

Cuando los sesenta ya se ven en el cercano horizonte, cualquier piropo del género opuesto le levanta el ánimo hasta a la más decidida a relegar al baúl los asuntos de amores, así andaba Marcia, diciéndoles a todos los que le preguntaban si no pensaba ponerle un reemplazo al marido ya fallecido: ‘No, eso no está en mi mente, como mujer ya no existo'.

Lo repetía a menudo sin percatarse de que Osvaldo la escuchaba, atento a todos los detallitos de la vida sentimental de ella, y paró las orejas cuando Marcia comentó que ya había metido sus papeles para la jubilación, y que apenas le dieran respuesta de ese trámite se iba.

‘NO me voy a quedar trabajando y cobrando dos cheques, atrás vienen muchos que apenas están formando su familia, me voy de inmediato, pronto sacaré los ahorros de jubilación, una platita responsable', decía a bocajarro, y Osvaldo, atento, no se perdió ni un punto de lo dicho por Marcia, a quien esa misma tarde le preguntó si planeaba asistir a la fiesta del compañero Bellido, y ella dijo que no, porque le daba temor manejar de regreso, que conducir de noche no le gustaba.

‘Yo la paso a buscar y la traigo de vuelta', se ofreció Osvaldo, y pasó puntual y solo, para sorpresa de Marcia, que desconocía que él estaba soltero. Fue ese el principio de un romance que mantuvieron oculto en el trabajo, porque Marcia no quería que alguna compañera envidiosa metiera cizaña y el noviazgo pasara a mejor vida. Mientras, Osvaldo se mostraba amoroso con ella que no analizaba que aquel nunca la llevaba a comer ni al cine, nada, solo iba a la casa y conversaban un rato.

‘Yo necesito abrazarte, verte a cada rato, sobre todo, abrazarte fuerte', le escribió él una mañana, y el chat le provocó un grito de júbilo que muchos confundieron con algún premio completo de la lotería, y corrieron a preguntarle el motivo. ‘Me gané cinco pedazos, las cuatro cifras del primero', contestó ella, porque Osvaldo estaba cerca, y a los que le dijeron que era raro porque ella no compraba billetes, Marcia, rápida como el más osado en crear mentiras por amor, respondió que era cierto, pero como la suerte es loca, esa misma mañana, camino al trabajo, una viejita muy humilde se los ofreció y le dijo que solo le faltaban esos billetes por vender.

Esa misma noche se arrepintió de su mentira, porque Osvaldo llegó a su casa más temprano que nunca y la arrecochinó en el sofá para darle materile por primera vez, lo que la puso a millón porque llevaba años lejos de esas sensaciones. La cosa fue rápida, pero Marcia quedó convencida de que todavía marcaba, sobre todo por inspirarle ese deseo a un hombre 35 años más joven, y cuando este pidió otro, ahí estuvo Marcia desgajándose para complacerlo, afanada en mantener con ese recurso el amor y la pasión que ella creía que era recíproca.

Olvidó ella que la vida rara vez depara estas dichas a las mayorcitas, y Osvaldo rompió la magia al pedirle los billetes ganadores. ‘Dame tres, solo quiero tres', dijo de golpe con una voz lejana a la que había usado desde que empezó a enamorarla, y cambió a tono de advertencia severa cuando ella le contestó que eso era broma, que era una estrategia para que nadie supiera lo que él le había escrito.

‘No te hagas la loca, eso no era ninguna broma, dije que me das dos o tres o no vuelves a saber de mí, o fue que te creíste el cuento de que me inspirabas deseo, dámelos o te va a ir mal, eso o amaneces encartuchada por ahí'.

No pudo convencerlo, Osvaldo sacó su verdadero interés al enamorarla, la golpeó mientras ella gritaba pidiendo auxilio, por lo que acudieron los vecinos, quienes no pudieron retener a Osvaldo que logró llevarse el dinero que ella había recibido de los ahorros de jubilación.

‘No me acuses si no quieres que te borre la cara de vieja', la amenazó por wasap; Marcia perdió el amor y la plata, quedó golpeada y desilusionada.

A gata vieja, ratón nuevo.
 

comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
    Debate de Vicepresidentes
  • Fotos

Lotería

miércoles 20 de marzo de 2019

  • 3277 1er Premio
  • DDAB Letras
  • 7 Serie
  • 6 Folio
  • 1228 2do Premio
  • 7142 3er Premio