Curiosidades

Así es cuando no te quieren

Así es cuando no te quieren

domingo 3 de junio de 2018 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com.pa

Cuando le propuse boda y casa juntos, ella se mostró remolona y me dijo que temía que la convivencia

Bien lo dice el refrán: Quien se casa por amor mucho dolor lo espera. Me antojé de casarme con Genoveva, porque la amaba demasiado. No analicé que ella tenía una hija pequeña, a la que solo había visto en fotos, porque así lo decidieron sus padres, quienes se opusieron a nuestra unión, en la que yo insistí a pesar de que era así nuestra relación: Genoveva en la casa de sus progenitores, yo en la mía, dos o tres veces nos ‘encuartábamos' unas horas, íbamos a comer, de compras, los dos solos, y podíamos chatear a cualquier hora.

Cuando le propuse boda y casa juntos, ella se mostró remolona y me dijo que temía que la convivencia nos apagara la ilusión y la pasión, que así como llevábamos lo nuestro estábamos bien, pero yo, enamorado hasta el hueso, insistí hasta que me dio el sí, pero advirtiéndome que la niña iría a vivir con nosotros y que estuviera yo clarito en que no tenía ningún derecho a regañarla ni a criticarla. ‘Bebé no conoce más padre que mi papá, eso no cambiará, no se te ocurra nunca alzarle la voz ni meterte en mi manera de educarla', me dijo y añadió que el viejo me mandaba a decir que yo sería hombre muerto para el mundo si osaba mirar de otra manera a la chiquilla. El aviso del don me hinchó el hígado, pero preferí callarme para no mandarle una respuesta bestial a mi futuro suegro, quien, el día que fui a mudar a Genoveva para nuestra casa, me miró feo y me dejó con la mano extendida.

Luego llevó a Bebé al auto y la abrazó más de una hora. Ni quiero recordar las recomendaciones que le dio, alzando la voz: ten el celular a mano siempre y llamas enseguida a abuelito, oíste, enseguida llamas a abuelito que yo llegaré aunque sea volando a ayudarte. Apenas llegamos a la casa, la chiquilla, que no habló en todo el trayecto, se me acercó a decirme ‘por qué tienes un diente negrito y más chico que los otros'. Yo la miré con odio, me pareció un comentario impropio de una chiquilla de seis años. En cuanto salió mi mujer del baño, le dijo con toda la mala intención: ‘Mami, tu maridito me dejó con la palabra en la boca'. Genoveva me miró interrogante y yo la dejé sin respuesta. Me puse a armar la cama matrimonial mientras Genoveva acomodaba otras cosas. Hasta la recámara llegó Bebé y me soltó otra impertinencia: ‘Tu nariz parece la de Pinocho'.

No le dije nada, pero ya me ardía la mano con ganas de romperle la boca. No pude contenerme cuando me repitió sobre el tamaño de mi nariz, y le hablé con voz traqueada: ‘Las niñas educadas no preguntan lo que no deben'. Fue todo lo que le dije, pero la chiquilla pegó un grito llamando a la madre, quien corrió pensando quién sabe qué.

‘El narizón feo me regañó, mamita', gritó la malcriada apenas entró mi mujer, quien se puso como una fiera a reclamarme con palabras fuertes que jamás le había escuchado. ‘Pregúntale qué le dije', contesté cuando ella hizo una pausa, pero la pelaíta agarró el celular para marcarle al abuelo, yo, perdido el control y pese a que sabía que llevaba las de perder, le arrebaté el aparato a la malcriada diciéndole: ‘No vas a llamar a nadie porque aquí no ha pasado nada'. La lloradera que formaron la chiquilla y mi mujer fueron colosales, las acusaciones del amor de mi vida me llovieron cargadas de amenazas de dejarme por ‘maltratarle' a la hija.

Imposible fue dialogar, Genoveva se cerró a toda explicación y razonamiento objetivo. Ni terminé de armar la cama, me fui cuando llegaron mis suegros dispuestos a unirse a la lluvia de insultos que Genoveva y su malcriada hija me decían. Intenté, perdida toda autoestima, convencerla de que lo intentáramos otra vez, pero ella se negó con razones tontas que solo entendí cuando supe que había vuelto con el papá de la hija.

==100==========

Al escarabajo sus hijos le parecen granos de oro fino.


comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
  • Fotos

Lotería

miércoles 20 de junio de 2018

  • 7019 1er Premio
  • DDCB Letras
  • 3 Serie
  • 8 Folio
  • 2206 2do Premio
  • 7503 3er Premio