Curiosidades

Lo cogieron de pendejo

Lo cogieron de pendejo

sábado 12 de diciembre de 2020 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com.pa

Rosendo es un jubiloso que está esperando que termine la pandemia para ir por fuera

Rosendo es un jubiloso que está esperando que termine la pandemia para ir por fuera. A sus 74 dice estar más fosforito que un pelao de 15 y piensa día y noche en la luna de miel...así mismo compa, el don se consiguió una cubanita de las que vive en los esteis y están esperando que se largue el bicho para ir al altar.

Según lo planeado por el don, su Julieta tiene apenas medio siglo de años pero en las fotos aparenta de veinte. Por más que él se queda viendo las fotografías no le encuentra ningún defecto.

Hablan todas las noches, largo y tendido. Desde el día uno el Romeo le dijo que se pusiera en video y la Julieta se negó a hacerlo porque no estaba peinada, le dijo, luego vinieron más excusas y ahora todo es solo por voz.

Cuando va por el dinero de la jubilación al supermercado los demás jubilados se quedan con la boca abierta de ver semejante mujerón en vestido de baño saliendo de una piscina de esas que tienen olas.

El romance ya lleva años y en abril del año en curso sería la boda en la tierra de los cara pálidas. Ella no aceptó venirse a casar acá, así que el don alistaba las maletas y llevaba suficiente ropa para no regresar en años, pero el maldito virus lo fregó al punto que todo es por celular. Él le manda fotos del desayuno, del almuerzo y de la cena. Y ella le corresponde con lo mismo y de cuando en cuando con una pose picante para alegrarle la vista al don, que ni gafas de esas de dos dólares para leer usa.

Así marchan las cosas, la parejita se besuquea varias veces al día virtualmente. Ya la dueña del cuarto de alquiler donde vive el don está al corriente de sus planes. Ya sabe que dentro de poco se le va uno de los mejores clientes que ha tenido en ese cuarto. Por ese respeto que le tiene la doña, y eso que es de esas dueñas de casas que no se mete en la vida de sus inquilinos, los días que va por la plata, porque tiene que echar varios viajes por los demás malapagas, le ha insinuado que algo raro hay en esa relación. A la casera no le hace juego que una mujer de 50 esté locamente enamorada por un hombre de 70 y tantos, lo que más mala espina le da es que se lo quiera llevar para los esteis así nomás...así fue que un día se armó de valor, o quizás siempre ha tenido ese valor y solo la picó la curiosidad y le pidió que le mostrara las fotos que le manda la cubana. La casera apenas vio la primera achurró la cara y ya no quiso seguir viendo aquello. Eso fue un lunes y el martes la noticia se conocía a varias leguas de la casa. El don, en parte para esquivar las preguntas y por otra la vergüenza, casi no sale del cuarto. Se la pasa viendo novelas todo el día.

Una vez a la semana, una migrante de pelo largo como las muchachas de la comarca del Tabasará, se aparece a traerle los alimentos del súper en un taxi que la espera a un lado de la calle.

Según la casera, el golpe fue tan fuerte que ese don no se volverá a enamorar nunca más, ni siquiera que le presenten a una reina del universo.

Una vez a la semana, una migrante de pelo largo como las muchachas de la comarca del Tabasará, se aparece a traerle los alimentos del súper en un taxi que la espera a un lado de la calle.
 

comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
  • Fotos

Lotería

miércoles 23 de diciembre de 2020

  • 9298 1er Premio
  • BBCB Letras
  • 22 Serie
  • 12 Folio
  • 5409 2do Premio
  • 6289 3er Premio
Change privacy settings