Curiosidades

Don ‘Chema' y su amante princesa

Don ‘Chema' y su amante princesa

sábado 24 de octubre de 2020 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com.pa

En la capital, a sus 75 abriles, todos le llamaban abuelo, hasta los vecinos de Pan de Azúcar, donde residía Vicenta Adames

Don Diomedes ‘Chema' Ortega trajo de Soná, de Veraguas, un escapulario para la buena suerte en el amor y los negocios que en nunca antes le había fallado en su lugar de nacimiento.

En la capital, a sus 75 abriles, todos le llamaban abuelo, hasta los vecinos de Pan de Azúcar, donde residía Vicenta Adames, su paisana de 25, quien se ganaba la vida de dependiente en un supermercado del sector.

La mañana de aquel lunes don Chema fue a la tienda muy temprano a comprar su desayuno, de regreso se encontró frente a frente con Vicenta. Ella vestía un pantalón negro muy ceñido a su curvilíneo cuerpo y un suéter verde tan pegado que dejaba ver a simple vist a la escultural figura venusina.

El provocativo encuentro dejó bastante inquieto al veterano abuelo. -Quiero hablar contigo pero ven cuando llegas del trabajo a mi casa-, le dijo casi suplicando a Vicenta.

-Está bien abuelo nos vemos en la noche-, contestó ella sin tanto desenfado.

Transcurrieron las horas y llegó el momento en que desde el balcón del cuarto que alquilaba escuchó la canora voz de Vicenta. Enseguida le chateó: -Mami, recuerda nuestro compromiso-.

La juvenil le mandó una carita de asombro y seguidamente le escribió: voy abuelo.

La pareja mantuvo una interesante conversación por más de una hora en la sala de la vivienda, hasta que don Chema se incorporó y de una repisa sacó dos vasos pequeños y le preguntó a su invitada: -¿deseas un trago de whisky?

-Sí, claro, me vendría bien para quitarme el aburrimiento-, contestó Vicenta.

Pero don Chema notaba que ella veía mucho su teléfono celular y le interrogó otra vez: ¿tienes novio?

-¡ No, que va abuelo ! los chicos de hoy andan en otra onda y no se interesan por una-, le explicó Vicenta.

Intencionalmente don Chema después de entregarle el vaso con cierto ademán provocativo, disimuladamente se metió una mano al bolsillo y dejó caer un mazo de billetes de veinte dólares, pero se volvió nuevamente para ver lo que pasaba.

-¡ Ah ja, tenemos dinerito !

Exclamó emocionada la interiorana al tiempo que se inclinaba para ayudar a recoger los billetes del piso.

Don Chema sonrió con picardía y feliz de que su plan era infalible.

-Hay don Chema, mire que tengo que comprar unas zapatillas que ví el sábado en Los Andes-.

Chema sin nada de pudor no la dejó terminar y propuso: ¡ bueno quédate conmigo esta noche, dijo casi susurrándole de frente.

Aquella noche la pareja se convirtió en amantes. Vicenta apagó su celular a las 10:00 de la noche a sabiendas que Daniel, su pretendiente la iba a llamar.

Al día siguiente ella estaba libre por eso se quedó dormida ya casi amaneciendo.

Daniel tocó la puerta de la linda sonaeña a la 7:15 de la mañana, pero Clara de Adames le dijo que ella no estaba en casa.

El muchacho volvió a llamar pero solo le contestó un tono agudo y una voz invitándolo a dejar un mensaje.

Vicenta cada noche se iba para la casa de don Chema cuando llegaba de su trabajo, su apariencia cambió y hasta en su trabajo la enamoraban, sus amigas le preguntaban por Daniel pero ella decía que no sabía de él hacía mucho.

El abuelo feliz sentía que Vicenta era la mujer de su vida a pesar de tener 50 años de diferencia, ella lo quería porque la complacía y sobre todo cada quincena había una remesa para ella.

Vicenta era una hermosa joven de cabello castaño oscuro y cuerpo esbelto y delicado, tranquila y sencilla pero con apego a la comodidad.
 

comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
  • Fotos

Lotería

jueves 12 de noviembre de 2020

  • 1297 1er Premio
  • ABBB Letras
  • 18 Serie
  • 13 Folio
  • 8635 2do Premio
  • 2117 3er Premio
Change privacy settings