Curiosidades

La candela del diablo

La candela del diablo

miércoles 28 de marzo de 2018 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com.pa

Pero cayeron las primeras sombras de la noche y Rosalina no regresaba, fue cuando Albino, su marido

Rosalina desapareció un Lunes Santo. Salió al atardecer de su casa, rumbo a la tienda. ‘Voy rapidito', les dijo a sus hijitos que querían acompañarla. Iba por sal, fósforos, harina, aceite y otros víveres propios de los hogares campesinos. Iba con su vestido de florecitas moradas, ligero el paso, no volteó a mirar a los chiquillos que no dejaron de seguirla con la vista hasta que se perdió en un recodo del camino.

Pero cayeron las primeras sombras de la noche y Rosalina no regresaba, fue cuando Albino, su marido, decidió ir a buscarla para que no pasara sola la quebrada. Con un hijo en cada mano y el otro cargado, salió a esperar a su mujer. Llegó a la tienda, donde le dijeron que no había ido por allí. Presintió lo peor, y fue donde los padres de ella, pero tampoco estaba allá.

‘Vámonos para la casa, seguro llegó allá, ella le tiene miedo al chivato que sale en estos días', pidió el hijo mayor, y el menor lo secundó con un grito aterrador ‘el chivato se llevó a mamá'. Alterado por el llanto de los hijos, Albino llamó a varias casas preguntando por su mujer, pero nadie la había visto. Decidió peinar los montes cercanos, y llegó a la casa de Rutilio, el único que tenía lámparas potentes. Entró con paso firme, ignorante de que serían los últimos de su vida. ‘Rutilio, Ruti, amigo, préstame tus focos que mi mujer está perdida', llamó, y se adentró en el rancho porque no recibía respuesta: echada en una hamaca, y envuelta en llanto del alma, estaba la mujer de Rutilio, y le dijo: ‘Él no está, salió al atardecer a la tienda y no volvió ni volverá, no supe cuándo sacó su ropa y su escopeta, se fue con otra'.

En un segundo espantoso, Albino supo el destino de Rosalina, y se llevó las manos al pecho mientras sus labios, en una mueca grotesca, parecían decir puta, mil veces puta; lentamente fue cayendo hacia atrás ante la mirada de terror de sus hijos. Un poco antes de la primera hora del Martes Santo llegaron los niños al hogar, ahora con el cadáver del padre, cuyo cuerpo, tras casi dos días de velorio, aún seguía con una calentura propia de cuarenta grados de fiebre. ‘Esa es la candela del diablo, lo mató el mismo ‘Malo', por eso no se enfría', repetían los lugareños cuando decidieron enterrarlo.

Treinta años después, cuando murió el padre de Rosalina, un Jueves Santo, volvieron los hijos al pueblo. Entraron a la casa del abuelo, uno detrás de otro, y ninguno cruzó palabra ni una mirada con la madre, quien tampoco mostró interés en acercarse a ellos, y cuando su mamá le dijo que les pidiera perdón, ella se negó diciéndole ‘mi única familia es Rutilio, él es lo único que tengo'. Los hijos llegaron acompañados de una mujer joven, bella y carnuda que a varios les arrancó un suspiro interno. ‘Es tan bonita que parece de mentira', dijo Rutilio, quien no podía dejar de mirarla. Y cuando la vio caminar a la letrina, se levantó presuroso.

Ya había puesto los pies en el patio cuando decidió quitarse el anillo matrimonial, y no se percató de que Rosalina lo seguía. ‘No te lo quites', le gritó la mujer.

El hombre no le hizo caso, se quitó la sortija y la tiró al aire.

El desaire la enloqueció, y tras gritarle que por él había dejado a sus hijos en completa orfandad, se le fue encima y lo golpeó en la nuca con un pedazo de la madera que habían aserrado para el ataúd de su padre. Rutilio cayó enseguida, de frente, e hincó sus dientes postizos en la tierra mojada. ‘Lo maté, yo misma maté al amor de mi vida', fue lo único coherente que dijo Rosalina antes de perderse para siempre en total oscuridad mental. Dicen que vivió 60 años más, completamente loca, y que cada Jueves Santo, al mismo estilo de la ‘Tepesa', recorría desnuda las orillas de la quebrada llamando a sus dos maridos y a sus tres hijos.

Satán solo tienta a aquel con quien ya cuenta.
 

comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
  • Fotos

Lotería

domingo 16 de diciembre de 2018

  • 55222 1er Premio
  • DBAA Letras
  • 1 Serie
  • 9 Folio
  • 50555 2do Premio
  • 24009 3er Premio