Curiosidades

LA CALLE DEL PECADO

LA CALLE DEL PECADO

miércoles 29 de agosto de 2018 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com.pa

El sitio tenía un nombre con sabor a pueblo, pensión Dos centavos

En los pueblos pequeños cualquier canita al aire queda descubierta, mucho más ahora, gracias al celular. De las vías del poblado había una bautizada como la calle del pecado, porque al final de esa ruta había una casa de varios cuartos con su respectivo baño, una cama grande sobre una base de concreto, para aguantarles el meneo a los visitantes, y allí podían ir los que contaban con los recursos para evitar los hoteles al aire libre, los que, aunque gratuitos, podían resultar peligrosos para la salud o la misma vida, aparte del riesgo de que lo viera alguien y fuera derechito con el cuento donde el cónyuge.

El sitio tenía un nombre con sabor a pueblo, pensión Dos centavos, para aludir a lo económico que cobraba el dueño por proporcionarles a los pueblerinos un lugar seguro donde darle y sacarle al cuerpo lo que le pertenece. Fue una lucha dura para el pobre miniempresario, poner ese lugar, una muchedumbre femenina protagonizó paros, cierre de calles, sonadera de pailas, pitadera y hasta trataron de apedrearlo, pero la ley, para complacencia de muchos caballeros, sobre todo, los que llevan anillo, le dio el permiso y ya nadie pudo evitar que se levantara a todo vapor el lugar de gozo, que era 24 horas y de lunes a domingo, nunca cerraba el dueño, para no arriesgarse a que la clientela se enfadara y volviera a los hoteles al aire libre.

Fue por esa calle del pecado que unos ojos malignos vieron entrar el carro de Álvaro, y el dato se difundió a través de los aparatos hijos del caballo de Troya, y hubo una lisa, Yamileth, que se atrevió a decírselo a Yolanda, la mujer del sospechoso, pero esta no lo creyó y se le abalanzó a la bocona reclamándole y acusándola de difamadora y amenazándola con ponerle una demanda. Después del enfrasque verbal se fueron a los puños, y cuando ya se les acabaron las fuerzas para seguir golpeándose, Yolanda le gritó a Yamileth: ‘Tu papá sí anda siempre por esa calle del pecado, a él sí lo han visto varias veces, pasa a millón en su carcacha para que nadie lo vea, pero siempre hay un ojo al que nada se le escapa, pero mi marido no tiene nada que buscar por allá, porque yo lo atiendo muy bien, si quiere de frente, ahí está Yolanda, si quiere por la retaguardia, allí estoy yo, así que no vuelvas a decirme esa vaina porque te voy a sacar la sangre, tu padre sí que camina a menudo por esa calle'.

Aunque el oído de Ludovina, la mamá de Yamileth, ya sufría el rigor de la edad, escuchó clarito la acusación en contra de su marido, y ahí mismo lo abofeteó sin misericordia exigiéndole que se negara o el matrimonio de 40 años se iba al carajo. El viejo se liberó de un manotazo y se le fue encima a Yolanda diciéndole: ‘Coge para que no seas tan habladora, yo voy todas las semanas por la calle del pecado, y cada vez que voy me topo a tu marido por allá, y siempre con la misma mujer, o sea que Álvaro está bien enculado con esa pelá, a cada rato la lleva allá'.

Esta vez, Yolanda no pudo reaccionar violenta ante la contundente verdad, y se echó al piso a llorar, arrepintiéndose de haberle gritado a Yamileth que el papá era un caminante de la calle del pecado. Ahí la dejaron con su pena, la otra familia se fue a arreglar su problemón, y ella quedó vuelta nada preguntándose qué hacer. Siempre había pensado que si descubría que su marido tenía otra, lo dejaba en el acto, pero ahora sentía que le faltaba coraje para cumplirlo. ‘Fácil decirlo, pero duro hacerlo', pensó Yolanda antes de levantarse y volver a su hogar convencida de que jamás le reclamaría a su marido, temerosa de que este se cabreara y la dejara por la otra. Unos días después, cuando Álvaro le dijo sonriente: ‘Don Catalino es un viejo arrechón, supe que lo vieron por la calle del pecado', Yolanda sintió un nudo en la garganta...

Pobrecito: Quiso pegar el salto y cayó en el charco.
 

comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
  • Fotos

Lotería

miércoles 14 de noviembre de 2018

  • 2059 1er Premio
  • CAAC Letras
  • 1 Serie
  • 8 Folio
  • 1641 2do Premio
  • 1301 3er Premio