Curiosidades

Sin buscarlo, la flechó un barbero

Sin buscarlo, la flechó un barbero

domingo 23 de agosto de 2020 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com.pa

Sandra recibía las críticas de toda la parentela de su maridoporque solo se la pasaba cuidando su cabello, uñas y hasta era la experta en dietas.

Sandra recibía las críticas de toda la parentela de su maridoporque solo se la pasaba cuidando su cabello, uñas y hasta era la experta en dietas.

Ahora, con la reapertura de los establecimientos como barberías y salones de belleza una amiga le consiguió ‘chamba' y la convenció de trabajara porque la cosa no andaba como para rechazar la oportunidad.

Su marido, Javier, trabajaba en la construcción y como la pandemia lo dejó sin un real, estaba vendiendo en la entrada de La Cabima legumbres y otro productos que traía desde Darién, para llevar algo a la casa y que sus dos hijos no pasaran hambre.

Sandra, le dió la noticia de que empezaba en un salón de belleza que le quedaba a 30 minutos de su casa por lo que iba todas las mañanas caminando y así aprovechaba para hacer algo de cardio.

Como era de esperarse en la primera semana, más que recibir clientes el tema urgente era cumplir con todas las medidas de bioseguridad recomendadas por las autoridades con el objetivo de evitar más contagios de esta enfermedad.

Al segundo día de la reapertura de estos comercios un pelao que no supera los 28 años, se la montó a la señora de 43 abriles y le tiró la caballería completa, antes de concluir el día ya Sandra le había dado el número de celular al pretendiente.

Una amiga del salón si le había recomendado que no le metiera mente al pelao porque era mujeriego y mentiroso, pero a pesar de las advertencias Sandra cayó como papaya madura en los brazos del pelao.

Javier desconocía de lo que ocurría, pero era madrugador y a las 5:00 a.m. ya se encontraba listo para encontrarse con su ayudante y antes de las 6:00 a.m. exponer sus productos a toda persona que transitara entre las paradas de chivas y taxis.

Aunque el relajo de Sandra y el barbero nunca llegó a la cama, Javier no era pendejo, pues sabía que su señora aún daba buen caldo, así que hizo una visita sorprensa para marcar su territorio y ahuyentar a los gallinazos, cosa que metió miedo a Sandra y decidió cortar el relajito. Ahora es más cuidadosa y no quiere saber de bochinches que la vayan a dejar sin hacha ni calabaza.

Una amiga del salón de belleza si le había recomendado a sandra que no le metiera mente al pelao porque era mujeriego y mentiroso.
 

comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
  • Fotos

Lotería

jueves 12 de noviembre de 2020

  • 1297 1er Premio
  • ABBB Letras
  • 18 Serie
  • 13 Folio
  • 8635 2do Premio
  • 2117 3er Premio
Change privacy settings