Curiosidades

Arriba canas y abajo ganas

Arriba canas y abajo ganas

jueves 27 de diciembre de 2018 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com.pa

Pero solo fueron sueños, el hombre no se adaptó a los tranques, los piratas y los taxis lo aterraban 

Muchos de nuestros sufrimientos económicos es porque no meditamos en lo que dijo Thomas Jefferson: Nunca gastes tu dinero antes de tenerlo.

Eva era mujer de trabajo, a la hora de buscar el real, ella lo buscaba hasta debajo de las piedras, pero la traicionó un polvo que tiró un fin de semana, veinte años antes, cuando asistió a la fiesta de la hija de una compañera, y allí conoció a Mauro, quien recién había llegado de Otoque, cargado de ilusiones de trabajar acá en la capital y ahorrar para comprarse una lancha y regresar a su isla con una herramienta de trabajo.

Pero solo fueron sueños, el hombre no se adaptó a los tranques, los piratas y los taxis lo aterraban y en los metrobuses o en el metro tampoco confiaba, así que estaba a punto de regresarse cuando la prima le pidió que se quedara para que le preparara el saus que brindaría en la pachanga, donde tumbó a Eva esa misma noche y ella quedó encantada con su manduco, por lo que lo mudó esa misma madrugada.

Pero, ahora, cada diciembre la hallaba maquinando cómo recuperar el dinero pellizcado por él al fondo del club Las millonarias de diciembre.

‘Les dije que el 26 a las siete de la noche', le gritó Eva al buenazo de Mauro, quien les dijo a varias socias que no desconfiaran de su mujer, que tesorera como ella no hallarían nunca, que este año les tocaba esperar igual que los funcionarios, que no eran las únicas en recibir tarde los ahorros navideños.

El hombre se hizo el loco y siguió buscando su saladito, pero esta vez Eva no le siguió el juego, al contrario, lo jamaqueó diciéndole con ira: ‘Yo con la mente turbada por el platal que falta y que no sé de dónde voy a sacar y tú con ganas de coger, ponte a pensar cómo y de dónde parimos esa plata, tú sabes bien que estas mujeres del carajo quieren su dinero hoy a primera hora'.

Mauro pasó la mañana entera sangrándose el coco para encontrar cómo reponer el dineral que faltaba, hasta que vio a don Pacho en el minisúper, al viejo se le notaba el hambre vieja, el fastidio porque no le caía nada, y al flojondango de Mauro se le ocurrió contarle su pena: ‘Ay, don Pachito, supiera que mi Evita está enferma, pura preocupación porque en el trabajo le robaron una parte del fondo del club y hoy le toca repartir'.

El don quedó goloso, y le chateó a Eva que cualquier cosita que necesitara, él estaba dispuesto a colaborarle, y que fuera a su casa para conversar bien, que no se dejara atrofiar la mente por un problema de plata.

‘Pásese por mi casa, Evita, allá hablaremos, urge solucionar hoy, esas socias ya están hablando lo que es y lo que no es', chateó Pacho evocando goloso los melones firmes de Eva que no cabrían en sus manos.

‘A ese viejo ya ni se le levanta, nada pierdes y mucho ganas, don Pacho es buenagente, en su mente ya no están esas cosas', le dijo Mauro a Eva, quien se animó y fue a la casa del don, segura de que saldría intacta y con la plata.

Don Pacho la esperaba con el pecho empolvado y la caja del chenchén en las piernas.

‘Agarre y cuente, Evita, aquí están los 400 panchitos que su marido le pellizcó y vamos a la camita que allá es donde usted me va a pagar', le dijo el viejuco y para sorpresa de ella la levantó en vilo y la puso en la cama, donde la fue desvistiendo con arte y empezó a ‘trabajarla'.

‘Siempre tomo la sopa antes que comer la carne', aseguró el viejuco, y Eva logró sus primeras aguas antes de sentir el ímpetu de la hambruna de Pacho.

Regresó pensativa a su casa, repartió los ahorros a las apuradas socias, y mandó a Mauro a trabajar o a irse, por lo que el flojondango caviló en el peligro de un hombre que tiene arriba canas y abajo ganas.

Ahorrar no es solo guardar, sino saber gastar.
 

comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
    Debate de Vicepresidentes
  • Fotos

Lotería

miércoles 20 de marzo de 2019

  • 3277 1er Premio
  • DDAB Letras
  • 7 Serie
  • 6 Folio
  • 1228 2do Premio
  • 7142 3er Premio