Curiosidades

Apuros económicos

Apuros económicos

domingo 28 de enero de 2018 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com.pa

Pensó que todavía se veía buenón, y se fue para los casinos con la esperanza de que una vieja lo mirara

El adulterio puso a Elías en la senda de la casa de empeño, llevaba los anillos matrimoniales. No había dormido nada, porque apenas se acostaron, montó guardia en espera de que su mujer, Nelly, se durmiera profundamente.

Era así cada año, el primer mes lo hallaba con las finanzas en rojo, porque en diciembre, la amante Nereida le exigía muebles nuevos, y le tocaba cerrar el año pidiendo prestado para complacerla y evitar que se le declarada en rebeldía y lo castigara con la ‘efectiva' huelga de piernas cerradas.

Pensó que todavía se veía buenón, y se fue para los casinos con la esperanza de que una vieja lo mirara, pero tras horas parado coquetamente en la entrada de los sanitarios, tratando de hallar una víctima, se convenció de que ni las doñitas quieren enredarse con feos.

Sangró toda la tarde, pero no halló cómo producir plata. Al anochecer se decidió por el secuestro de los anillos matrimoniales que Nelly guardaba celosamente en sus gavetas; las prendas se las había regalado el padre de ella, ya fallecido, y quien se destacó siempre por la tacañería en grado sumo, razón por la que la mamá de Elías, cuando vio las sortijas dijo: ‘Brillan tanto que me viene a la mente el refrán no todo lo que brilla es oro'. Él, como todo recién casado, se lo dijo a su mujer, y esta pasó la noche de bodas insultando a la suegra y al final le gritó que los anillos eran carísimos, que su papá había gastado en ellos los ahorros de toda la vida y que, para evitar ser víctimas de la delincuencia, las prendas estarían guardadas y que ninguno de los dos las luciría.

La vigilia de Elías parecía ir para mucho rato, porque Nelly se revolvía en la cama y no empezaba su concierto de ronquidos. Fue a golpe de madrugada que la mujer pareció dormirse profundamente; esperó a que se hundiera en los barrizales del sueño, y cuando oyó que de la garganta femenina salía un sonido agudo que él odiaba, supo que era la hora, y se levantó sigiloso deslizándose por encima de ella como si no pesara nada, luego se arrastró hasta el mueble y a tientas buscó la cajita con las prendas.

Sin hacer ruido y lentamente buscaba los anillos, solo se oían los latidos de su corazón y el ruido del abanico.

‘No soy un ladrón, solo los voy a tomar prestados, cuando me paguen el décimo, los saco y los devuelvo a su lugar', pensaba Elías mientras abría los ojos más de lo debido en un intento desesperado por ver en medio de la oscuridad. Por un instante recordó que se decía que los anillos matrimoniales son sagrados e intocables para transacciones de empeño o venta, pero la parte mala de su conciencia le gritaba: ‘¿Quieres o no quieres salir del problema antes de que se haga más grande o de que el prestamista venga a tu casa?

¡¡¡QUIERO!!!, le contestaba Elías, y esta lo apremiaba: ‘Coge esa vaina, empéñala y págale a ese infeliz antes de que tu mujer sepa que debes ese carajal de plata, además, un anillo de esos es tuyo".

Cuando los halló se metió la cajita entre su ropa interior y allí la mantuvo hasta que salió rumbo a la casa de empeño, donde había una fila que daba tres vueltas; para mayor desventura, el vecino estaba dos puestos delante. El hombre estaba recostado sobre la lavadora y sobre esta Elías vio un equipo de sonido. ‘¿Se va pa'l interior, vecino?', le preguntó.

‘Yo no necesito empeñar nada para irme para el interior, sencillamente vengo a guardarlos porque acá estarán más seguros', dijo el vecino malhumorado, y Elías movió la cabeza tres veces en señal de que no le creía. Cuando le tocó el turno se puso nervioso y con mano temblorosa entregó la cajita, y con voz quebrantada dijo bajito: ‘Deme 300 rúcanos nada más, eso me alcanza'. El empleado contestó: ‘Espere mientras el técnico las verifica'.

Aquel no tardó en el examen, se las devolvió al encargado diciéndole: ‘Esta vaina es puro latón pintado, dale un centavo por cada anillo, fantasía para pobres'.


comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
    Las más leídas de la semana
  • Fotos

Lotería

domingo 18 de noviembre de 2018

  • 9133 1er Premio
  • ACBC Letras
  • 5 Serie
  • 10 Folio
  • 8330 2do Premio
  • 1521 3er Premio