Curiosidades

Los anillos de la viuda

Los anillos de la viuda

viernes 19 de mayo de 2017 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com

En su búsqueda tuvo varios tropiezos: al mes de enviudar estuvo a punto de unirse a Abelardo

Tras enviudar, dos años antes, Aixa empezó la búsqueda de un nuevo marido, porque sufría de ardores del vientre y comprendió inmediatamente que al difunto había que reemplazarlo con carácter de urgencia. Su perfil del hombre ideal solo pedía ser soltero y sin compromisos amorosos de ninguna índole y tener capacidad para hacer el amor todos los días, y con mayor potencia los viernes y los sábados. En su búsqueda tuvo varios tropiezos: al mes de enviudar estuvo a punto de unirse a Abelardo, pero la misma mañana que el hombre se mudaba supo que tenía embarazada a una compañera de trabajo; tres meses después apareció Alfredo, quien no llegó lejos porque le confesó que había tenido una época incierta en la que tuvo que sentarse a meditar si de verdad le gustaban las cucas o el pito. Salió huyendo de ese, y estuvo sola cinco largos meses hasta que conoció a Belisario, guapo, buen sueldo y garrote de prieto, pero a diario recordaba a la ex, por lo que prefirió no aventurarse con alguien que seguía en el ayer. En un seminario en el que no aprendió nada conoció a Xavier, con una pinta de ricachón y mucha verborrea, lo que la enamoró de inmediato. ‘Tiene maneras de gente fina, vieran cómo maneja los cubiertos y la ropa que usa, todo un yeyecito, nunca lo he hecho con uno así, además, tiene nueve hijos de sus tres matrimonios, eso me dice que es un mero machote y que su carácter es fuerte, apenas algo no le gusta va por fuera, ese es mi hombre y con él me quiero casar ya', les dijo a las amigas e hizo realidad su deseo. La unión fue celebrada con una pachanga grande, vinieron muchos familiares de ella y a esos mismos los acusó de ladrones cuando descubrió, al día siguiente del festejo, que habían desaparecido sus anillos matrimoniales, el de ella y el del difunto. ‘No están', gritó y despertó a su marido yeyé, quien la abrazó y le pidió que no se alarmara por eso, que seguro los había puesto en otro lado, que, además, para qué los necesitaba. ‘No pensarás usar ese anillo estando casada conmigo, ¿verdad?', le dijo aquel con sus maneras de gente fina. Aixa se quedó pensativa y volvió a la cama con su marido ardiente, pero no pudo hacer nada, simplemente ‘recibió', su mente estaba en los anillos perdidos, así que se levantó y formó un alboroto en la sala, donde los parientes interioranos arreglaban su equipaje para salir. Los acusó de ladrones y se fajó con ellos para revisarles las maletas, en las que no halló nada; luego intentó revisarlos hasta en sus intimidades advirtiendo que llamaría a la Policía. Cuando quiso rebuscar en la cartera de la bisabuela, el nieto de esta se lo impidió: ‘No se te ocurra ofender así a mi abuela'. Y forcejearon disputándose la cartera de la viejita. Como no pudo arrebatársela, amenazó de nuevo con llamar a la ley. ‘Yo mismo la voy a llamar', le gritó el pariente y marcó. No tardaron en venir los tongos, quienes revisaron hasta el cartucho con la ropa sucia que los pobres interioranos llevaban bien guardadito en el fondo del equipaje. A todo esto, el yeyecito seguía durmiendo. ‘Ninguno de nosotros entró a la recámara de ella', se defendían los acusados. ‘Que le pregunte al marido rico que es el único que sí puede saber porque duerme con ella en esa recámara', pedían los afectados, alertando a los policías de que había otra persona en la casa. Aixa se negó rotundamente y alegó que ‘cómo se les ocurría dudar de él que era un yeyé a carta cabal'. La Policía exigió entrevistarlo, y aquel se negó secundado por su mujer, pero se le cayó la finura y las maneras de rico cuando los tongos le revisaron la cartera y hallaron un recibo de empeño reciente que daba fe de que era él quien se había llevado los anillos de la viuda.

Orgullosa: Es guapo, macho y yeyé.

Ladrón: Me llevo la sortija de ella y la del difunto.


comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
  • Fotos

Lotería

miércoles 24 de mayo de 2017

  • 8394 1er Premio
  • AACB Letras
  • 3 Serie
  • 11 Folio
  • 5974 2do Premio
  • 7634 3er Premio