Curiosidades

El amor es ciego

El amor es ciego

miércoles 11 de marzo de 2020 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com.pa

Ella realizaba las labores en el hogar, pero, tenía como meta a corto plazo, poder estudiar una licenciatura o una carrera técnica

Jeremías y Aurora, eran una pareja de jóvenes, que habían decidido ponerse la soga al cuello, se comprometieron y se fueron a vivir juntos, por San Isidro, en San Miguelito. Él trabajaba como mercaderista en una cadena de supermercados, que les alcanzaba para comer arroz con tuna y en ocasiones para la carne, de esas que forman parte del control de precios.

Ella realizaba las labores en el hogar, pero, tenía como meta a corto plazo, poder estudiar una licenciatura o una carrera técnica, donde pudiera conseguir empleo rápido. Buscó las ofertas en la Universidad de Panamá y en la de las Américas; en esta última, vio una que le gustó y que probablemente podría pagar de acuerdo a su presupuesto, en este caso, del marido.

Hizo los trámites, su esposo le dijo, que tomara la de fisioterapia, que le parecía una buena opción, ya que hasta podría trabajar desde su humilde cuarto. La mujer con muchos sacrificios logra terminar su licenciatura, le otorgan su idoneidad en el Ministerio de Salud y ahora comienza a meter papeles en la Caja de Seguro Social, hospitales particulares y el Minsa.

Fue nombrada en una institución del Seguro Social, por Panamá Este; la situación económica mejoró del cielo a la tierra. Planificaron tener su primer hijo, les nació un varoncito y su mamá se los cuidaba. Aplicaron para una casa, en una de esas barriadas de Tocumen, por la cercanía al trabajo de ella.

Aurora era bien parecida y usaba su uniforme de colores pasteles, que no dejaban ver mucho de su voluptuoso cuerpo. Hacía las terapias que le referían los médicos ortopedas, posteriores a las cirugías de manos, rodillas, brazos y tobillos. Muchos de los que asistían, se curaban de inmediato, no sabían si por la fe o por los masajes de las manos tiernas de Aurora.

En su puesto de trabajo recibía piropos de toda índole, respetuosos e irrespetuosos, que a veces los compartía con Jeremías en la noche cuando estaban en casa. Un paciente, que había tenido un accidente automovilístico, que le impedía la movilización, cuando era el día de la terapia, le traía desayuno y chocolates. Esta persona se fue ganando el cariño de Aurora, por la forma de tratarla, muy diferente a los insultos que recibía de su pareja.

Se fueron adentrando en las conversaciones y Aurora decide dejar la relación de 20 años con su esposo y se marcha de la casa, para una casita de precaristas por Paso Blanco, en Pacora, cerca a la cárcel La Joya, sin agua permanente y muchas limitaciones para vivir. Su esposo, acabangado se hace la pregunta; ¿cómo es que ella lo dejó?. Los vecinos no salen del asombro y se preguntan sin encontrar respuesta, qué fue lo que ocasionó, que su vecina, dejó la comodidad, su hijo, esposo y se fue a vivir tan lejos. Jeremías, acaba de venir de Atalaya, donde estuvo solicitándole un milagro al Santo, para ver si la señora regresa a la casa, ya que la perdona.

urora era bien parecida y usaba su uniforme de colores pasteles, que no dejaban ver mucho de su voluptuoso cuerpo.
 

comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
    Los ‘tomasitos' están de vuelta luego de 30 añosLos ‘tomasitos' están de vuelta luego de 30 años
  • Fotos

Lotería

domingo 15 de marzo de 2020

  • 2431 1er Premio
  • DBBA Letras
  • 15 Serie
  • 2 Folio
  • 8005 2do Premio
  • 7137 3er Premio