Curiosidades

Ahí viene la ley

Ahí viene la ley

miércoles 8 de agosto de 2018 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com.pa

Fue con el gerente que también se enredó con palabras cuando Leonel, para descansar del acoso, apagó el celular en las horas laborables

Leonel era muy joven cuando se enamoró de Gilda apenas la vio con esas protuberancias de la clásica pocotona que atolondra al panameñito vida mía.

De enamorarse a casarse pasó solo un suspiro, ni él mismo lo podía creer cuando se vio instalado en un alquiler y con muchas responsabilidades económicas encima. Cuando reaccionó ya era demasiado tarde: le tocó trabajar horas de más porque los gastos eran muchos, antes del año ya tenía un hijo antes de los dos años vino el segundo, pasaba trabajando como un asno para poner la mesa, y a la par de esta agonía se sumaban los celos injustificados de Gilda, a quien conocían en el trabajo de él por sus celos absurdos y la llamadera diaria a preguntar si aquel estaba o no estaba en la empresa. Dos revolconcitos verbales había tenido con las recepcionistas, a las que les hablaba traqueado si estas le decían que estaba prohibido pasarles llamadas a los empleados.

Fue con el gerente que también se enredó con palabras cuando Leonel, para descansar del acoso, apagó el celular en las horas laborables, y le dijo a ella que la medida era orden del jefe, que apenas entraban debían dejar el aparatito en la recepción y solo tenían autorización para retirarlo en la hora de almuerzo, devolverlo y solicitarlo a la salida. El mandamás, que a pesar de su plata y de su tamañote también era víctima de una celosa, la captó apenas Gilda le presentó el reclamo, y le reiteró: ‘Yo mismo prohibí el uso de celulares, así les evito a mis colaboradores sufrir la persecución de señoras como usted que desconocen la palabra autoestima', le dijo, y recibió de Gilda la amenaza de que ella le compraría otro celular a Leonel para poder comunicarse con él mientras estaba trabajando. ‘Que no lo vea yo ni nadie hablando por celular porque lo despido de inmediato', advirtió el de los reales, y Gilda dio dos manotazos sobre el escritorio ajeno y salió vuelta el diablo.

Esa tarde tuvo uno de los altercados más serio con su marido, quien, para hacerla ver que su conducta estaba fuera de orden, le comentó que en el trabajo le hacían burla, y si lo veían tranquilo le gritaban a coro: ‘Huye, Leonel, que viene la ley', ‘piérdete que viene tu ‘Leya' con dos mazos a pegarte por apagar el celular'. Fue peor el remedio que la enfermedad, Gilda se mostroseó y amenazó con ir al día siguiente a la empresa a retar a los lisos a que se lo dijeran de frente. ‘Yo sí los voy a ubicar, a ver si se van a atrever a ponerme el apodito ese de ‘Leya', y menos a referirse a mí con esa burla de que ahí viene la ley, que no me busquen que yo sí sé darme a respetar, no por algo me dejaron darme gusto pegándoles a todos mis hermanos mayores'.

Se acostaron llenos de ira ambos, y Leonel amaneció contrariado, por lo que le advirtió antes de salir: ‘NO cumplas tu amenaza, no la cumplas porque te vas a arrepentir todos los días de tu vida, oíste'. Y salió pisando fuerte para que ella viera que había hablado en serio, ya en el trabajo cambió de ánimo porque celebraban los cumpleaños del mes anterior y él degustó los platillos y aprovechó para saludar a compañeros que casi no veía. Estaba charlando con Agustinita, hija de un compañero, y ella estaba de oreja a oreja por lo que aquel le contaba; fue la risa que a Gilda le pareció un espanto y se acercó corriendo a atacarla, pero alguien gritó: Huye, Leonel que llegó la ley'.

Se le abalanzó como una leona y le pegó en la cara al gritón, quien no se la perdonó, se la devolvió con la mano izquierda y le agarró la otra hasta bajarla a comer piso. Allí estuvo hasta que la ira se le disipó y dio paso a un llanto de cocodrilo que ni Leonel se preocupó por calmar. ‘Estoy harto de ti', le dijo.

==144==========

Para la celosa nada es más espantoso que la risa de otra que esté junto a su marido.


comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
    ‘Ana y los ladrones de gatos'.
  • Fotos

Lotería

domingo 19 de agosto de 2018

  • 17743 1er Premio
  • BABB Letras
  • 2 Serie
  • 7 Folio
  • 17824 2do Premio
  • 97399 3er Premio