Crónica roja

Omar Torrijos Herrera, ¿magnicidio o accidente?

Omar Torrijos Herrera, ¿magnicidio o accidente?
Archivo / El Siglo

Su mayor logro fue la firma de los Tratados Torrijos-Carter el 7 de septiembre de 1977 en Washington.

Foto Próxima
domingo 4 de agosto de 2019 - 12:02 a.m.
Pablo Castillo Miranda
pablo.castillo@elsiglo.com.pa

Ese día la embajada de USA había convocado a todos los periodistas a un bufete en un hotel

El gobierno de los Estados Unidos mantuvo, desde mucho antes de 1970 y hasta primer tercio de 1980, una permanente comunicación con su agente en Panamá, Manuel Antonio Noriega.

Como jefe del Servicio de Inteligencia Militar de la Guardia Nacional (G-2), Noriega brindó siempre información vital para el ‘Tío Sam'.

Investigadores concluyeron que Omar Torrijos Herrera fue víctima de un complot para eliminarlo. La frase ‘sé que no voy a morir de viejo en una hamaca...' deja claro que Torrijos Herrera presentía cómo terminaría su vida.

De igual forma, su amigo Arturo Ramírez, recuerda otra advertencia del general, tres meses antes de su muerte: ‘me han informado que me quieren pasar factura', en una conversación con alguien de su equipo cercano.

El profesor universitario René Hernández González, explica lo que vivió en el momento aquel de la tragedia.

¿Accidente u homicidio?

El general de brigada Omar Efraín Torrijos Herrera, murió el 31 de julio de 1981, en un supuesto accidente aéreo.

‘En ese momento me encontraba como productor de noticias de RPC Televisión, con Justo Fidel Palacios, como director. De inmediato hicimos los movimientos, para ir al teatro de los acontecimientos e informar, con más claridad, sobre lo ocurrido', relató el también docente universitario.

Hernández González recuerda que ‘al momento de estrellarse la avioneta identificada como FAP-205, Torrijos Herrera tenía 52 años.

El cuerpo sin vida del exjefe de Gobierno, fue encontrado en una zona selvática y de geografía quebrada, teniendo como culpable al cerro Marta, muy cerca de la región de Coclesito, a unos noventa kilómetros al oeste de la capital.

En la búsqueda de los restos del aparato siniestrado de la Fuerza Aérea Panameña (FAP), participaron aviones civiles y militares de Panamá y de Estados Unidos. El avión desapareció en condiciones climáticas extremas.

‘Un día después los equipos de seguridad del Estado, impidieron que nuestro medio de comunicación se acercara al lugar de los hechos. Pasadas dos semanas, y coordinados por el procurador general de la nación, el abogado desaparecido, Olmedo Miranda, pudimos llegar a las faldas del cerro Marta', detalló.

Recordó que ‘fuimos el primer medio en estar en el sitio. Reconozco que el lugar se había maquillado, para dar la impresión de un accidente'. Se cortó parte de la vegetación cercana al pico más alto del cerro; se notaron restos diversos del avión.

En un aparte, y sin que los equipos de seguridad lo notaran, le preguntamos a un lugareño: ‘sentí que hubo dos explosiones, vimos un avión en llamas en el aire y luego el ruido al caer', contestó el campesino, quien pidió reserva de la identidad.

¿Investigación secreta?

La muerte del militar generó muchas dudas y hubo muchas versiones entre las que destacaban que allí hubo un magnicidio. Incluso, el hermano mayor de Torrijos Herrera, ya muerto, Moisés Torrijos Herrera, insistió, siempre, en que lo asesinaron.

El escritor John Perkins relató en su libro ‘Confesiones de un sicario económico', que la muerte de Torrijos Herrera no fue accidental. Él asegura que fue asesinado para evitar sus negociaciones con los japoneses, quienes proponían construir un canal a nivel por Panamá.

Se destaca que durante la invasión a Panamá, esos documentos, relacionados con el accidente de Torrijos Herrera, desaparecieron. Nunca fueron encontrados.

Durante el juicio contra el general Manuel Antonio Noriega, su abogado, Frank Rubino, dijo que ‘el general Noriega tiene en su poder documentos que demuestran los atentados sufridos por él y Torrijos, todo orquestado por agencias del Gobierno de Estados Unidos'. Por asuntos de seguridad nacional, el juez no admitió esas pruebas.

Finalmente, el docente concluye que ‘así como muchos tienen sus dudas sobre lo que en realidad ocurrió aquel 31 de julio de 1981, debo resaltar las mías. Estoy de acuerdo con los escépticos en este caso. Estuve en el sitio donde, supuestamente, se estrelló el avión de Torrijos Herrera. Dos semanas después del hecho son suficientes, para haber preparado el terreno y dar la impresión de que fue un accidente y no un atentado.

Por aquellas fechas, en mayo de 1981, en un accidente aéreo, que tuvo como culpable otro cerro, también murió el presidente de Ecuador, Jaime Roldós Aguilera. ‘Sobre ese hecho también se culpó al brazo de inteligencia de los Estados Unidos', aseguró el catedrático.

Aquel viernes 31 de julio, la Embajada de los Estados Unidos en Panamá, había convocado a todos los medios de comunicación a un bufete en un hotel de Paitilla.

Que digan los embajadores de las repúblicas amigas que aquí están presentes, ¿qué pueblo del mundo soporta la humillación de ver una bandera enclavada en su propio corazón?' Omar Torrijos, mayo 1971.
 

comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
  • Fotos
    Pie de foto.

Lotería

jueves 12 de noviembre de 2020

  • 1297 1er Premio
  • ABBB Letras
  • 18 Serie
  • 13 Folio
  • 8635 2do Premio
  • 2117 3er Premio
Change privacy settings