Crónica roja

Nilka nunca pensó que ir a bailar le costaría la vida

Nilka nunca pensó que ir a bailar le costaría la vida

Foto Próxima
domingo 17 de febrero de 2019 - 12:00 a.m.
Pablo Castillo Miranda
pablo.castillo@elsiglo.com.pa

El sagaz inspector descubrió una coartada

CRÍMENES ANTIGUOS

Nilka Judith Samaniego, tenía 21 años cuando salió de la casa 45-15 en la que residía, ubicada en el corregimiento de Pueblo Nuevo, la noche del sábado 3 de octubre de 1979, a algún lugar y, aunque retornó en la madrugada del domingo, nadie la vio entrar a su casa. Minutos después falleció desangrada.

Caso complicado

Fue muy difícil para los investigadores determinar las condiciones en que Nilka Judith regresó al hogar, solo se sabía que media hora después de haberlo hecho, a las tres y media de esa madrugada, su concubino Roberto Antonio Smith Díaz, panameño de 21 años, dio la voz de alarma a la policía. La mujer había caído muerta a sus pies virtualmente desangrada.

Al momento de llegar las autoridades la joven Samaniego yacía en el piso, boca arriba y exánime.

Vestía un pantalón jeans oscuro y una blusa deportiva con grandes surcos rojos. Cerca de la clavícula derecha, presentaba una herida corto-penetrante, la única que se encontró en su cuerpo, de acuerdo con el informe forense.

Investigado

Detectives de la División de Homicidios del Departamento Nacional de Investigaciones (DENI), se encontraron con meras hipótesis y múltiples interrogantes, que ocupaban el planteamiento del presunto crimen. ¿Habría sido su marido? ¿Fue un suicidio? ¿Un asalto?

Smith Díaz declaró que su mujer llegó a las tres de la madrugada y cayó desangrada a sus pies, producto de una herida en la clavícula derecha. Afirmó que no sabía de dónde venía Nilka Judith, así como tampoco quién pudo haberle provocado esa herida.

Sin embargo, la metodología usada por los investigadores de Homicidios era casi infalible, la presión psicológica a la que fue sometido el investigado, lo indujo a revelar, en primera instancia, que ella se había suicidado porque estaba molesta con él.

Según el hombre, Nilka Judith estaba tan enfadada que, luego de una discusión, ella corrió hacia un lugar donde tenía una tijera y que se la clavó en su cuerpo, arrancándose así la vida.

Fue entonces que el jefe de la División de Homicidios, el inspector Leslie Loaiza, le expuso su teoría, indicando que tal hecho no pudo haber ocurrido como lo describía Smith Díaz.

La teoría de Loaiza, señala que siendo ella diestra (que usa más la mano derecha) y, viendo la ubicación de la herida, ella nunca se pudo haber matado.

El meticuloso y sesudo análisis del inspector Loaiza, puso a cavilar a Smith Díaz. Fue interrogado posteriormente y su versión ya no correspondía a la primera declaración.

Confesión

Al menos tres interrogatorios más tenían al presunto homicida, pareja de Nilka Judith, entre las palabras de Loaiza y su equipo de expertos detectives de homicidio y las paredes de una celda.

Tres días después, el 6 de octubre en horas de la noche y tras una intensa escalada de técnicas, Roberto Antonio confesó ser el autor de la muerte de su pareja Nilka Judith, propinándole una puñalada en la clavícula, la madrugada del domingo 4 de octubre.

Los intervinientes en la investigación, según un informe al que tuvo acceso El Siglo, fueron el fiscal auxiliar de la República, Isaac Chang Vega, y el inspector jefe de la División de Homicidios del DENI, Leslie Loaiza.

La Investigación concluye que ese sábado 3 de octubre, Smith Díaz regresó a las cinco de la tarde de su trabajo, ya en la noche, se cambió se despidió de Nilka Judith y se fue a la calle. Afirmó haber llegado al salón Estadio, en la avenida Nacional y, contrario a su costumbre, no libó ninguna copa, sino que pasó el tiempo operando unas máquinas de jugar bingo.

Indicó que faltando un cuarto para la una de la madrugada, decidió retornar a su hogar. En casa debían estar su mujer y sus tres hijos, pero llegó a casa después de la 1:00 a.m. y Nilka Judith no estaba y su niña, de un año y medio, lloraba desconsoladamente con un estruendo que se escuchaba lejos. Estaba sucia, la tomó entre brazos y la limpió paternalmente, después le preparó una mamadera. Los otros dos dormían.

Furioso, luego de dormir a la pequeña, salió en busca de su mujer. Recorrió casi todos los centros de diversión de Río Abajo, pero al rato se retiró a su casa. Regresó a su casa, vio las luces encendidas, eran las 3:00 a.m. y, furtivamente se acercó a una reja de la casa mitad de madera y mitad de cemento, y vio que Nilka Judith estaba preparándose para dormir.

Una funesta y acalorada discusión irrumpió en la tranquilidad de la madrugada, los insultos de ambas partes llegaron al límite, luego de darle un empujón a su mujer que la hizo rodar por el piso, ella se levantó con esfuerzo, corrió hacia un lugar y tomó unas tijeras, se le vino encima, pero él la esquivó, no quedó otro remedio que agarrar un cuchillo y lo clavó en la clavícula de Nilka Judith.

Petrificado por el miedo, al verla desangrarse profusamente, no sabía qué hacer, el terror inundó su ser, mientras su mujer agonizaba.

Tras ser enjuiciado, el joven cumplió una sentencia de 20 años de prisión.

HORA

El disciplinado cuerpo de investigadores de la División de Homicidios del DENI era implacable.

3:30

De la madrugada murió Nilka Judith desangrada por la herida punzo cortante que le atravesó la Yugular.


comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
  • Fotos
    Cardi B y su pareja Offset.

Lotería

miércoles 22 de mayo de 2019

  • 0600 1er Premio
  • ACBC Letras
  • 17 Serie
  • 10 Folio
  • 4684 2do Premio
  • 8600 3er Premio