Crónica roja

Un lugar donde la sangre corre y salpica sin parar

Un lugar donde la sangre corre y salpica sin parar

viernes 24 de octubre de 2014 - 12:00 a.m.
Luiyi Alberto Humes
redaccion@elsiglo.com.pa

Fernando sabe que por donde vive es área roja

Fernando González estudia en una escuela vocacional, en Torrijos Carter, distrito de San Miguelito. Él vive por el área y la mamá lo matriculó en ese colegio por tres razones: Le queda cerca, había cupo y porque argumenta que la escuela no hace al alumno.

Fernando sabe que por donde vive (corregimiento de Belisario Frías) es área roja, pero desconoce la verdadera peligrosidad de su barrio y los riesgos que esto puede acarrear en él. Pese a esto, Fernando vive en su mundo y a su ritmo.

La realidad

Hay una zona en San Miguelito (por donde Fernando se moviliza a diario) que podríamos catalogar como el triángulo de la muerte.

El nombre suena feo, pero es un calificativo correcto. Este sitio comprende desde la parada de El Poderoso, hasta la escuela del Valle de Urracá (cerca de la parada de La Paz) y termina en el área de La Fula, en Cerro Batea. (búsquelo en el mapa adjunto).

Esta área abarca, por lo menos, el 80% de los corregimientos de Belisario Frías y Arnulfo Arias.

Este año en ese lugar han asesinado a 28 personas, un 30% del total de los homicidios cometidos en San Miguelito.

Allí, la sangre de inocentes, pandilleros, ladrones, taxistas, negros, blancos, cholos, indios, homosexuales y hasta de homofóbicos ha corrido.

¿Por qué ahí?

Datos del Meduca, revelan que en estos dos corregimientos hay una deserción escolar del 40%, y que el 20% de los 76 mil 221 habitantes no tienen un empleo formal.

El denominado triángulo de la muerte tiene una extensión territorial de 3.57 km2. En un recorrido por toda esta zona se contabilizaron 21 bares, cantinas o parrilladas, cantidad similar a los permisos emitidos por el Municipio de San Miguelito. Súmele a eso la gran cantidad de fondas donde se vende más guaro que comida.

De igual forma se contaron 8 escuelas públicas, entre primarias y secundarias. No menos importante fue el conteo de las iglesias. Entre católicas y evangélicas que son, por lo menos, unas quince.

En los corregimientos de Belisario Frías y Arnulfo Arias, el índice de homicidio está en 36.73% por cada 100 mil habitantes.

El año pasado, el índice, en todo el país apenas superó los 17.3%.

La vivencia

En el recorrido también nos encontramos con dos unidades policiales: una de apellido Jiménez y la otra Pérez, quienes andaban en moto, muy cerca del sector de Santa Marta.

Fue una charla de cuatro minutos, en la que nos dijeron que los casos que más atienden son de violencia intrafamiliar y riñas en fiestas y que, a veces, antes de ir a la misiones, rezan el Padre Nuestro y si les alcanza el tiempo con las prisas, también un Ave María.

Cerca del sector de la ‘T’ de Torrijos Carter, nos encontramos con la sierva Ana Lombardo. Ella solo nos dijo: ‘He visto morir a muchos, pero todavía hay esperanza, recuérdalo’.

¿Y el joven?

Fernando González, el de la escuela vocacional, antes de ayer lo metieron preso. La Policía lo agarró con una bolsa de mariguana.

No fue tan grave, dice él. Ya está libre, pero se encuentra listo para volver a su colegio y también a su mundo, un mundo en forma de triángulo.


comments powered by Disqus
Publicidad

Multimedia

  • Videos
  • Fotos
Publicidad

Lotería

domingo 22 de mayo de 2022

  • 4708 1er Premio
  • DBCA Letras
  • 18 Serie
  • 6 Folio
  • 4221 2do Premio
  • 7747 3er Premio
Change privacy settings