Crónica roja

Espantoso secuestro y muerte de Marquitos Rodríguez Justines

Espantoso secuestro y muerte de Marquitos Rodríguez Justines

Foto Próxima
domingo 26 de enero de 2020 - 12:00 a.m.
Pablo Castillo Miranda
pablo.castillo@elsiglo.com.pa

Un recolector de latas de aluminio se encontró con el cuerpo del niño a orillas de la vía

La tragedia la había sospechado su madre semanas antes, ella tomó precauciones, pero de nada le valieron. El 19 de abril de 1990, su último hijo Marco Alberto Rodríguez Justines, fue encontrado muerto y con signos de tortura en un paraje solitario de la capital panameña.

Un secuestro

El 11 de abril de 1990, cuatro exmilitares de las fenecidas Fuerzas de Defensa (FFDD), Cancio Ciacci Tasón (conductor del auto), Dídimo Ábrego González, Javier Gómez Rivera y Elvin Guerra, miembros activos de la Fuerza Pública, llegaron en un auto casi nuevo con placa 8-73569, estacionaron a un lado y a pocos metros de la casa de la víctima.

Ciacci Tasón y Ábrego González, se quedaron dentro del auto encendido, Gómez y Guerra entraron al terreno de la residencia, Marquitos jugaba con su hermano mayor Melquiades; los dos militares quitaron al niño de tres años de los brazos de la empleada que estaba a cargo de él, mientras ella le gritaba a Melquiades que huyera.

Los dos delincuentes le dieron un golpe a la empleada en el rostro, tomaron a Marquitos y salieron hacia el auto, lo tiraron en la cajuela del carro y ordenaron a Ciacci Tasón: ‘vámonos'.

Leslie Loaiza, por años jefe de la unidad de homicidios del Departamento Nacional de Investigaciones (DENI) y para entonces director de la Policía Técnica Judicial (PTJ), señaló que, luego de que un recolector de latas de aluminio diera con el hallazgo del cuerpo, él se presentó al sitio para constatar la realidad del caso personalmente.

Según Loaiza, su vasta experiencia investigando crímenes le hacía presentir, días antes del hallazgo, que el niño corría grave peligro.

‘El cuerpo estaba a unos 150 metros de la calle, estaba irreconocible físicamente, algo que me impresionó profundamente, como nunca antes en mi carrera profesional nada lo había hecho', detalló el veterano investigador.

Loaiza reveló que desde que lo vio sabía que se trataba del niño, porque todavía tenía puesto en su muñeca un reloj que, según su madre Xenia, llevaba al momento de su rapto, además sus calcetines ayudaron a identificarlo.

‘Estaba atado de pies, prácticamente sin cabeza, había osamenta esparcida por todas partes además de otras evidencias que fueron de utilidad en la investigación', comentó el experto sabueso.

Los millones

Una fuente de la desaparecida PTJ ligada a la investigación del caso 04-20-344, reveló a El Siglo que Ciacci Tasón era el cabecilla del grupo de militares que secuestró y asesinó al pequeño de 3 años, sostuvo además que ‘él [Ciacci Tasón] era exoficial de las FFDD, egresado de una academia militar en Perú e hijo de la capitana Marcela Tasón, secretaria personal de Manuel Antornio Noriega. Ellos pedían un millón y medio de dólares [de recompensa por el niño', aseguró la fuente

El coronel Marcos Justines Fernández, exmiembro del extinto Estado Mayor de las FFDD y G-4, dependencia a cargo de las finanzas de la institución, estaba detenido en El Renacer, acusado de peculado en perjuicio del Banco Nacional de Panamá, (BNP) era el padre de Xenia Guadalupe Justines, madre de Marquitos, de 3 años.

La PTJ

Los secuestradores y asesinos intentaron desvirtuar la investigación poniendo en duda la identidad de Marquitos, hasta tal punto que la defensa de Ciacci Tasón, aseguró que el niño encontrado muy cerca de la avenida Juan Pablo II, a orillas de calle, no era el infante que él había secuestrado.

De acuerdo con Humberto Mas Calzadilla, quien realizó el levantamiento del cadáver de Marquitos, ‘ellos [los acusados], trataron de desviar la información nuestra en cuanto a que parte del cuerpo del niño estaba momificado. Como médico forense sé que es la momificación solo quise ser descriptivo al decir que en la pelvis había aspectos momificados, por el clima y otros factores'.

Añadió el veterano científico que ‘el tema de la momificación es un factor conservador que pasa en los cadáveres a los tres años, pero quise describir de forma técnica donde un área aparecía momificada, situación que aprovechó la defensa para acusarnos, pero ya los padres del niño Xenia y Melquisedec, lo habían reconocido'.

‘La autopsia la hizo el doctor Tucker, mientras que Aguirre determinó el trauma de una fisura en la cabeza probablemente causada cuando fue lanzado en el maletero del auto; en tanto el doctor Mas Calzadilla confirmó que el niño tenía 3 o 4 días de haber fallecido', se lee en un documento judicial.

El experto en ciencias forenses aseguró que el cuerpo de Marquitos tenía una cuerda alrededor del cuello ‘y un problema en un dedo del pie, por eso usaba una botita ortopédica, el médico que le había hecho ese trabajo lo reconoció, de igual forma su odontóloga de apellido Barletta reconoció algunos tratamientos en la dentadura que calificaban para el reconocimiento del niño'.

Las causas de la muerte fueron un traumatismo craneoencefálico y asfixia mecánica.

En 1992, dos años después del secuestro y muerte del niño, el Segundo Tribunal Superior de Justicia, dictó sentencia contra Cancio Ciacci Tasón a cumplir 20 años de prisión, por homicidio agravado, secuestro y asociación ilícita para delinquir. El 27 de abril de 2010 cumplió su sentencia. De igual forma Javier Gómez Rivera, fue condenado a 17 años de prisión, Elvin Guerra a 15 años y Dídimo Ábrego, a 12 años y medio de cárcel.


comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
    Los ‘tomasitos' están de vuelta luego de 30 añosLos ‘tomasitos' están de vuelta luego de 30 años
  • Fotos

Lotería

miércoles 12 de febrero de 2020

  • 9118 1er Premio
  • DAAB Letras
  • 18 Serie
  • 14 Folio
  • 7100 2do Premio
  • 0634 3er Premio